Archivo de Público
Sábado, 9 de Enero de 2010

"Cristiano es un potro indomable"

Entrenador del Mallorca. Al frente del equipo revelación y con sólo 400.000 euros invertidos en fichajes, mañana reta al Madrid

LADISDLAO JAVIER MOÑINO ·09/01/2010 - 08:00h

Manzano, durante un momento de la entrevista con Público. ÁNGEL MARTÍNEZ

Gregorio Manzano ha puesto al Mallorca en puestos de Liga de Campeones luchando contra la necesidad de paliar, una vez más, la salida de los mejores futbolistas. El mundo del fútbol mira a Mallorca y se pregunta por su receta. Con una inversión de 400.000 euros se presenta mañana en el Bernabéu para plantarle cara a un proyecto que ha desembolsado en fichajes 254 millones de euros.

¿Donde está su arte de armar un equipo, que dicen los argentinos?

En combinar los jugadores en función de sus características con el sistema deseado. He jugado con tres estilos diferentes desde que regresé al Mallorca en febrero de 2006.

¿Cómo fueron esos estilos?

El primer año fue el más conservador porque no teníamos gente que definiera. Entre Maxi López, Víctor y Tristán hicieron siete goles. Eso, en el fútbol actual, es la muerte segura. Entonces, tienes que dar un paso atrás para que, si no marcas, al menos no pierdas los partidos.

¿Y los otros dos?

Cuando tienes un pichichi todo cambia y buscas más las conexiones ofensivas. Le estoy hablando de Ibagaza-Etoo, en mi primera etapa, o Ibagaza-Güiza, en la segunda. Digamos que ése ha sido el estilo más ofensivo, el de ahora es intermedio. No vamos a tener un pichichi, aunque Aduriz haga bastantes goles, pero estamos teniendo solidez defensiva y marcamos mejor los tiempos de fútbol. Sabemos cuándo hay que atacar y cuándo hay que defender. Tenemos mas madurez.

"Aduriz es un delantero tocapelotas; Borja ha vuelto de la Premier más futbolista"

A eso, en lenguaje futbolero, se le llama ser un equipo cabrón.

Sí, somos un equipo jodido para los rivales. Estos saben que tendrán que calentarse la cabeza para ganarnos.

¿Y cómo le van a calentar la cabeza ustedes al Madrid?

No tenemos que mirar a la cara de sus jugadores, no sea que nos deslumbren; tenemos que mirarles a los pies. Nos interesa que el ritmo de juego no sea muy alto y para ello me conformaría con un porcentaje de posesión del 55-45, que no haya un 70-30. Tenemos que ser precisos en el pase, porque si ellos te pillan saliendo o desorganizados por una mala entrega, te matan en dos pases.

¿Cómo ve al Madrid respecto al Barça?

El Madrid ha tenido una progresión lenta, pero continua. Juega más al pie, es más vertical. El Barça tiene una elaboración más preciosista y más efectiva, como demuestra que ha ganado todos los títulos. En el fútbol moderno, con la igualdad física que hay, la ocupación de espacios y la velocidad de ejecución es lo que marca diferencias. Eso, el Madrid, todavía no lo tiene.

¿Por qué abandera el estilo de Madrid y Barça con Cristiano y Xavi?

Porque Xavi marca los tiempos en el fútbol. Cristiano es un potro indomable, no hay quién controle a un jugador que tiene salida por ambos perfiles, que posee esa arrancada y ese disparo. Por eso marca las diferencias.

¿Se considera un hombre orquesta por tener que entrar tanto a liderar las cuestiones internas del club?

Nadie puede decir que soy un hombre caprichoso, soy un hombre de club que me he adaptado a todas las situaciones. Ahora, cuando he tenido que ponerme del lado de la plantilla, porque son los que sostienen al club en Primera, no me ha temblado la mano. Si esa situación es tocar todos los palos, pues sí lo hago, porque un entrenador tiene que armonizar todas las piezas. He llamado al pan, pan y al vino, vino.

"Somos un equipo jodido; los rivales tienen que calentarse la cabeza para ganarnos"

¿Los anteriores dueños quisieron entrometerse en los fichajes?

Les expuse, a finales de agosto, cuando todavía no habíamos hecho ningún fichaje, que prefería jugadores nacionales porque ya no teníamos tiempo para adaptar a los extranjeros. Entonces me encontré con que todos los nombres que ellos me daban eran foráneos y algunos con características que ya teníamos. Era el mundo al revés. No era intromisión, era no saber cómo se planifica un equipo de alto nivel.

¿Buscaban jugadores de nombre para impulsar el club?

En algunos casos eran jóvenes que creían que nos los iban a dar a coste cero. Otros eran veteranos que buscaban un refugio en algún equipo. Estuvimos a punto de perder a Borja Valero. Tenían la teoría de que, si aguantaban, nos lo iban a dar gratis y al final salió mucho más caro. Si se lo vendimos nosotros al West Bronwich Albion, ¿cómo nos lo van a ceder gratis?

La salida de Moyá le obligó a reconstruir el equipo por atrás.

Es un jugador que la temporada anterior ya se pudo ir al Valencia, pero habíamos vendido ocho jugadores y le tuve que decir al club que si se iba, yo también. Este año era inevitable su salida.

¿El fichaje de Aouate en el invierno pasado ya respondió a la previsible marcha de Moyá?

Fue porque una lesión duradera de Moyá nos obligaba a tener otro meta, pero también pensando en el futuro.

Aouate les está ganando puntos.

Es muy sobrio, tiene muy buenas manos, es potente y tapa bien en el uno contra uno. El mercado de porteros no es fácil y acertamos con él.

Sin Arango parecían condenados al descenso.

Desde su frialdad y su calidad nos aportaba muchas cosas, sobre todo definición. En partidos de cero a cero era capaz de inclinarlo a nuestro favor con cualquier acción. Nos dio muy buenos años de fútbol, parecía que habría un antes y un después de él, pero hemos sobrevivido a su marcha.

¿Castro ha tomado su relevo?

Ha dado el salto que esperábamos desde el punto de vista del futbolista distinto, vertical y desequilibrante que es. A poco que se mentalice de lo que lleva dentro, será uno de los futbolistas importantes de la Liga.

"No hay que mirar la cara de los jugadores del Madrid, no sea que nos deslumbren"

¿Cómo armó la defensa?

Se nos fueron Scaloni y David Navarro y en la recámara estaban Josemi y Ramis, que ahora mismo está a la altura de Nunes como central indiscutible. Se combina el desplazamiento de balón de Ramis y su rapidez con la sobriedad y la contundencia de Nunes. Además, hemos incorporado a Rubén, que lo está haciendo bien. Hay que contenerle un poco porque quiere llegar rápido a donde pudo estar cuando emergió en el Madrid. En el caso de Josemi, la temporada pasada acusó que hace dos años jugó poco en el Villarreal. Ayoze hace un trabajo de hormiguita. Tiene unos conceptos muy básicos, pero muy claros de lo que debe ser un lateral izquierdo.

En el medio del campo se ha entregado a Borja Valero.

Ocupa el rol que tuvieron Ibagaza o Jurado. Ha vuelto de Inglaterra más futbolista, con una gran ocupación del terreno y mucha personalidad con el balón. Mueve al equipo y le da pausa con mucha inteligencia.

¿Julio Álvarez?

Lo trajimos muy a última hora. Ya lo tuve en el Racing. Es un superdotado técnicamente. Si imprime un poco de agresividad en sus acciones defensivas, tiene elementos para permanecer en la élite unos cuantos años. Ve las últimas cuarta parte del campo muy bien. Cualquiera que juegue con él en esa zona sabe que inventará algo. Además, está marcando goles.

Sus medios hacen muchos goles.

Estamos siendo determinantes desde la segunda línea. Un equipo en el que la segunda línea no hace goles, si le anulan la primera, se vuelve plano. En un fútbol tan ordenado y tan físico los delanteros cada vez tienen menos espacios. A nosotros, si nos anulan a Aduriz y no llega gente desde atrás, lo pasamos mal.

¿Aduriz explotó?

Este es el año de su consolidación. A parte de tener buenos movimientos de espaldas, de su gran salto y remate de cabeza, me encanta su trabajo solidario. Hace largo el equipo cuando lo necesitamos, se pega con los centrales... Es un tocapelotas para los defensas, una auténtica pesadilla.