Archivo de Público
Viernes, 8 de Enero de 2010

Micheletti: "Zapatero no ha tenido un ápice de sentimientos por Honduras"

El presidente de facto de Honduras asegura temer que Hugo Chávez, pague a un sicario  para que le mate

EFE ·08/01/2010 - 20:03h

El presidente golpista de Honduras.

El presidente de facto de Honduras, Roberto Micheletti, dijo hoy que el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y su ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, no han mostrado un "ápice de sentimientos" hacia Honduras.

Micheletti acusó a Zapatero y Moratinos de asumir una actitud negativa contra Honduras y dijo que "parece mentira que no han tenido ni un ápice de sentimientos hacia este país, que ha sido noble con ellos", en una entrevista con la emisora local HRN.

España llamó a consultas a su embajador en Tegucigalpa, Ignacio Rupérez, a los pocos días del golpe de Estado contra Manuel Zelaya, el 28 de junio del año pasado, y no ha reconocido al Gobierno de facto.

Rupérez trató de reincorporarse a su puesto tras la vuelta de Zelaya al país, a finales de septiembre, pero las autoridades golpistas negaron esa posibilidad hasta que Madrid reconociera al Gobierno de facto, por lo que tras pasar dos meses y medio en El Salvador el diplomático regresó a España.

Manuel Zelaya permanece desde su regreso en la embajada de Brasil en Tegucigalpa. El presidente de facto de Honduras, Roberto Micheletti, afirmó hoy que "nadie más que Dios" le impedirá mantenerse en el cargo hasta el próximo día 27, cuando asumirá el nuevo Gobierno, y advirtió de que éste recibirá las finanzas públicas en situación "alarmante".

Temor a un sicario

El presidente de facto de Honduras, Roberto Micheletti, expresó hoy su temor de que el mandatario de Venezuela, Hugo Chávez, pague a un sicario en el extranjero para que le mate.

"Hemos confirmado que un ciudadano de Venezuela hizo unas ofertas"

"Sí, hay una preocupación de parte de muchos de nuestros funcionarios y, desde luego, de mi familia y mía, de lo que pueda pasar una vez que nosotros salgamos de esta posición, donde en este momento tenemos mucha seguridad que nos resguarda", pero "en el futuro no sabemos qué es lo que puede pasar", dijo Micheletti a la radio HRN.

Agregó que no teme tanto "a los vagos de aquí que andan en estas posiciones, sino a un sicario que pudiera, lógicamente con mucha facilidad, pagar en el exterior Hugo Chávez o cualquiera de los enemigos de la democracia".

"Nosotros hemos confirmado que un ciudadano de Venezuela hizo unas ofertas, incluso se trasladó hasta La Mosquitia (en el Caribe hondureño), donde nos dimos cuenta de que había una oferta de un millón de dólares para asesinarme", subrayó Micheletti, quien además reiteró que entregará el poder el próximo 27 de enero.