Archivo de Público
Viernes, 8 de Enero de 2010

Raluy admite huéspedes dispuestos a vivir en un circo de los años treinta

EFE ·08/01/2010 - 19:25h

EFE - Una de las actuaciones de "El Circo Raluy". EFE/Archivo

Los integrantes del circo Raluy han decido aceptar huéspedes y alquilar una de sus caravanas de época a todo aquel que quiera experimentar cómo es la vida en este circo, que mantiene la estética de principios del siglo XX.

Este hotel con ruedas que se ha inaugurado hoy en Barcelona es una caravana construida en Gran Bretaña en 1939, que ha sido restaurada por los miembros de la familia Raluy, que empezaron a coleccionar estos vehículos en la época del abuelo Luis Raluy y ya disponen de más de cuarenta.

La caravana es de madera y dispone de chimenea y lámparas de aceite de la época, aunque ahora son sólo decorativas, ya que la estancia ha sido adaptada a nuestros días y está equipada con luz eléctrica y calefacción.

Los primeros huéspedes acudirán a Barcelona, donde el circo Raluy tiene instalada su carpa hasta el próximo 17 de enero, pero la carabana-hotel es nómada y se irá trasladando allí donde vaya el circo, por lo que los interesados tendrán que adaptarse a las giras del espectáculo.

El circo Raluy ofrece a sus huéspedes la posibilidad de asistir a las representaciones y a los ensayos, para que experimenten cómo es el día a día de la vida en un circo.

"Los más atrevidos pueden incluso participar en algún número si quieren", ha explicado a Efe uno de los miembros de Raluy, Wiliam Giribaldi.

El precio de la caravana es de 200 euros al día para personas solas y parejas y 400 euros si ocupan la habitación doble y las dos literas.

"Casi siempre actuamos en Cataluña y hay mucha gente de otras zonas de Europa que vienen desde lejos para vernos, por eso hemos decidido ofrecer alojamiento. Además, estas personas suelen ser muy aficionadas al circo, así que, si quieren, les enseñaremos lo que pasa entre bastidores", ha añadido Giribaldi.

Giribaldi está casado con Rosa Raluy y sus dos hijos viven en el circo, donde están aprendiendo el oficio.

"El nuestro es un circo familiar que intenta mantener la estética y la magia de principios del siglo XX", ha explicado Giribaldi, que realiza acrobacias en la última producción del circo Raluy, titulada "El viaje".