Archivo de Público
Viernes, 8 de Enero de 2010

Inducir el trabajo de parto aumentaría la cantidad de cesáreas

Reuters ·08/01/2010 - 18:48h

Por Laura Buchholz

Las embarazadas tentadas a inducir el trabajo de parto por conveniencia y no por necesidad médica deberían dejar actuar a la naturaleza.

El equipo del doctor J. Christopher Glantz, de la Escuela de Medicina de la University of Rochester, halló que la inducción del trabajo de parto genera un riesgo de entre una y dos cesáreas por cada 25 inducciones, las cuales se podrían evitar si se espera el inicio espontáneo del trabajo de parto.

Si bien ese riesgo no es demasiado alto para cada mujer, Glantz dijo a Reuters Health que esa cantidad de cesáreas puede sumar rápidamente cientos de cesáreas innecesarias en millones de inducciones.

Las cesáreas son cirugías mayores y pueden causar infecciones, sangrados, coágulos y lesiones a otros órganos, precisó Glantz en la revista Obstetrics and Gynecology.

El equipo analizó datos de certificados de nacimiento entregados a 38.000 mujeres en 13 hospitales de la región de Finger Lakes, en el estado de Nueva York, entre enero del 2004 y marzo del 2008.

El equipo excluyó a las mujeres con cesáreas previas o programadas, o que habían ingresado al hospital por ruptura de membranas.

Los autores examinaron las tasas de cesárea después de una inducción del parto en tres grupos.

Realizaron una comparación semana a semana de mujeres con inducción del parto con otras que habían dado a luz espontáneamente; mujeres con inducción una semana determinada comparadas con mujeres con parto espontáneo luego de esa semana, y mujeres con inducción una semana dada comparadas con mujeres con parto espontáneo esa semana o la siguiente.

El estudio reveló rápidamente que todos los grupos con inducción del trabajo de parto tenían riesgo de necesitar cesárea, salvo las mujeres a partir de la semana gestacional 39.

Glantz aconseja que las embarazadas y sus médicos esperen el inicio espontáneo del trabajo de parto.

"Hay que reservar las intervenciones para los casos en los que el riesgo supera los beneficios", dijo Glantz, como en embarazadas con diabetes, hipertensión, problemas placentarios, bebés con problemas de desarrollo o cuando pasaron 10 días de la fecha de parto.

FUENTE: Obstetrics & Gynecology, enero del 2010