Archivo de Público
Viernes, 8 de Enero de 2010

Manca, estable tras ser operado por el accidente en el Dakar

Reuters ·08/01/2010 - 15:48h

El piloto italiano Luca Manca permanece estable dentro de su gravedad tras ser operado en un hospital de Santiago por la contusión cerebral que sufrió al caer de su moto mientras competía en el Rally Dakar, informó el viernes el hospital donde se encuentra internado.

Manca, que estaba clasificado en el noveno lugar de la general antes del accidente que ocurrió en la etapa que se disputaba entre Antofagasta e Iquique, en territorio chileno, fue trasladado el jueves en un helicóptero ambulancia desde el norte del país a la capital.

El piloto de 29 años, que debutaba en el Dakar, fue intervenido quirúrgicamente la noche del jueves en el Hospital Clínico de la Mutua de Seguridad en Santiago.

"Por ahora se mantiene en el neurointensivo, que pretende proteger el cerebro (...) previniendo un edema cerebral. Está bastante bien, pero estable dentro de su gravedad", dijo a los medios locales Ricardo Eckardt, subdirector médico del hospital donde permanece el piloto.

"Se mantiene conectado a ventilación, sedado, y no tiene respuesta a estímulos por su condición neurológica y los fármacos que está recibiendo", agregó Eckardt.

Según el informe médico, Manca deberá permanecer unos cinco días en coma inducido esperando que se desinflamen las zonas afectadas por el golpe, y que le llevaron a ingresar el jueves en el hospital de Santiago con "focos hemorrágicos múltiples, un edema cerebral y una contusión pulmonar".

Manca, que en octubre finalizó segundo en el Rally de Los Faraones, había destacado en el Dakar al olvidarse de sus opciones en la carrera y ceder en la etapa del miércoles su rueda trasera al último campeón, el español Marc Coma, que había reventado su neumático.

El gesto hizo que el piloto italiano saliese de los lugares de cabeza en los que había estado en los días previos.

El Dakar ha entrado en el desierto de Atacama chileno, considerado uno de los más áridos del mundo y prueba de fuego para los pilotos. El mismo lugar donde el español Cristóbal Guerrero sufrió una caída en moto en la edición de 2009, que aún lo mantiene en coma.

El miércoles, el francés David Casteau abandonó la carrera al sufrir una fractura en una pierna al caer de su moto, cuando estaba segundo en la general, mientras que el jueves el también motorista portugués Paulo Gonçalves tuvo que retirarse por una fractura de clavícula también tras una caída.

La carrera, que se disputa por segundo año consecutivo en Argentina y Chile, vive el viernes en Chile la especial más larga de la actual edición, con 600 kilómetros, correspondiente a la séptima etapa.