Archivo de Público
Viernes, 8 de Enero de 2010

Una bomba hiere de gravedad a un policía en Belfast

Reuters ·08/01/2010 - 15:14h

Un grupo armado republicano hirió el viernes de gravedad a un policía al hacer estallar una bomba bajo su coche en Irlanda del Norte, según la policía, en el último de una serie de ataques cada vez más frecuentes en la provincia.

El portavoz de la policía Derek Williamson señaló que aunque está claro que un grupo disidente es el responsable de la explosión que dejó al agente, de 33 años, en el hospital con pronóstico muy grave, aún es pronto para decir qué milicia colocó la bomba.

Los ataques, a menudo dirigidos contra policías, se han incrementado desde que una escisión de grupos republicanos matara a dos soldados y a un policía en marzo de 2009. Los soldados murieron en unos barracones militares que se encuentran a unos pocos kilómetros del lugar de la explosión del viernes, en el condado de Antrim, en el noroeste de Belfast.

"Fue un intento de asesinato", afirmó Barry Gilligan, presidente de la junta policial de Irlanda del Norte, sobre la explosión del viernes.

Los asesinatos de marzo marcaron un punto negro desde el acuerdo de paz del Viernes Santo de 1998, que acabó en su mayor parte con tres décadas de conflicto en las que murieron más de 3.600 personas.

El viceprimer ministro norirlandés, Martin McGuinnes, ex comandante del IRA (siglas del Ejército Republicano Irlandés), se unió al primer ministro, Peter Robinson, un político pro británico, y al primer ministro de Irlanda, Brian Cowen, para condenar el ataque.

"El hombre herido hoy en este ataque contribuye de forma positiva a la comunidad. Es un miembro activo de la GAA (Asociación Atlética Gaélica, en sus siglas en inglés) y hablante de irlandés. La gente que cometió este ataque no ha hecho ninguna contribución", afirmó McGuinnes, del partido Sinn Fein, en un comunicado.

PROBLEMAS POLÍTICOS

La mayoría de los analistas coinciden en que hasta ahora, estos grupos armados no suponen una amenaza importante para el acuerdo de 2007, según el cual el poder de la provincia se comparte entre el Sinn Fein, que quiere una Irlanda Unida, y los unionistas probritánicos liderados por el Partido Democrático Unionista (DUP, en sus siglas en inglés) de Robinson.

Sin embargo, este ataque se sumará a la presión que ya sufre el Ejecutivo por una disputa sobre la transferencia de competencias desde Londres y por las revelaciones sobre la vida familiar del primer ministro Peter Robinson, cuando se supo que su esposa había intentado suicidarse después de tener una aventura amorosa.

"Hay una falta de confianza pública, las instituciones no rinden. La incapacidad de ofrecer resultados abre un hueco para que los llamados disidentes intenten echarlo todo abajo", dijo Gerry Adams, presidente del Sinn Fein, en una entrevista con la televisión nacional.

El miércoles, la Asociación de Defensa del Ulster, un grupo activista probritánico, dijo que había entregado todas sus armas frente a los observadores independientes, completando el desarme de los principales grupos extremistas.

Sin embargo, aún hay peligrosos disidentes activos, como las organizaciones paramilitares republicanas del IRA Auténtico y el IRA de Continuidad, que se atribuyeron la responsabilidad de los ataques del pasado marzo.

En octubre, un coche bomba hirió a la pareja de un agente de policía, y en noviembre, varios pistoleros emboscaron y dispararon sobre la Policía el mismo día en el que otro coche bomba estalló parcialmente en la sede de la Junta Policial.