Archivo de Público
Viernes, 8 de Enero de 2010

Atacado con balas el coche blindado del clérigo opositor Mehdi Karroubí

EFE ·08/01/2010 - 14:26h

EFE - El líder de la oposición iraní, Mehdi Karroubi (c), es abordado por un grupo de seguidores del presidente Mahmud Ahmadineyad a su llegada a la Feria de la Prensa en Teherán, en octubre pasado. EFE/Archivo

El coche blindado en el que viajaba el clérigo opositor iraní Mehdi Karrubí fue atacado hoy por una turba en la ciudad septentrional de Qazvin, y al menos recibió el impacto de una bala, informó la página web Sahamnews.org

Según este sitio internet, gestionado por la plataforma política del propio Karrubí, unas 500 personas, entre ellas "miembros de la milicia islámica Basij" rodearon esta mañana el edificio donde el contrincante electoral del presidente, Mahmud Ahmadineyead, acudía a una ceremonia.

Los grupos pro gubernamentales lanzaron piedras, rompieron varios cristales de la edificación y gritaron consignas en favor del Gobierno y del líder supremo de la Revolución, ayatolá Ali Jamenei, explicó la página.

Tras varias horas de acoso, la Policía fue capaz de abrirse paso y sacar a Karrubí del edificio, pero cuando su automóvil se disponía a partir fue atacado y recibió al menos un balazo, agregó.

"Era un automóvil blindado, sufrió sólo daños en las ventanas", apostilló la fuente, que dio a entender que el ex presidente del Parlamento no había sufrido daño alguno.

La información sobre el ataque, sin mencionar los disparos, ha sido divulgada igualmente por otras web como Rajanews, aunque no ha sido recogida por los medios oficiales.

Irán está sumido en una profunda crisis política y social desde que el pasado junio cientos de miles de personas salieran a las calles para protestar por la reelección de Ahmadineyad, que tanto el propio Karrubí como el líder del movimiento opositor verde, Mir Husein Musaví, han calificado de fraudulenta.

Desde entonces, las movilizaciones se han repetido a lo largo del país pese a la acción represiva de las Fuerzas de Seguridad y el encarcelamiento de miles de personas, muchas de ellas responsables de la oposición.

La crisis se agravó el pasado 27 de diciembre, día sagrado de Ashura, al morir al menos ocho personas en enfrentamientos entre las Fuerzas de Seguridad y grupos opositores.

En las protestas, las más violentas desde que el pasado junio, fueron detenidas al menos 500 personas, de las que cerca de 300 siguen en prisión.

Además, en los días siguientes fueron arrestados más de un centenar de activistas de la oposición, periodistas y estudiantes universitarios.

El régimen iraní ha acusado a países como Estados Unidos y el Reino Unido de fomentar los disturbios y ha asegurado que entre los arrestados hay "varios extranjeros", aunque esta semana el portavoz del ministerio iraní de Asuntos Exteriores, Ramin Mehmandparast, dio a entender que algunos eran iraníes con doble nacionalidad.