Archivo de Público
Viernes, 8 de Enero de 2010

España presume de riqueza gastronómica ante sus socios europeos

EFE ·08/01/2010 - 14:23h

EFE - El cocinero español Paco Roncero. EFE/Archivo

Como buena anfitriona, España aprovechará la Presidencia de la UE para lucirse en términos gastronómicos ante sus socios europeos, y llevará a la mesa en los eventos de este semestre los alimentos y vinos más representativos de cada comunidad autónoma, preparados por cocineros de elite.

El "aperitivo" de este despliegue de poderío culinario lo paladearán esta noche los 1.500 asistentes a la Gala de Inauguración de la Presidencia, a quienes se ofrecerá un cóctel compuesto por recetas tradicionales de la cocina española como croquetas, caldo castellano, salmorejo cordobés, salpicón de marisco o bacalao al ajo arriero, además de jamón y queso de diferentes denominaciones de origen.

La Real Academia Española de Gastronomía, en virtud de un acuerdo suscrito en noviembre pasado, colabora ya con la organización de la Presidencia Española en el diseño de los menús que se servirán en los diferentes eventos del semestre en toda España y también en Bruselas.

Se trata de promocionar los productos nacionales, pero sobre todo de que en los actos "haya siempre un contenido gastronómico que demuestre la importancia que tiene la alimentación en el siglo XXI desde el punto de vista saludable, sociológico, educativo, económico y de influencia en el turismo", explicó a Efe el presidente de la Real Academia, Rafael Ansón.

"Y también, por supuesto, de presumir de la gastronomía española tanto en materia prima como en cocineros, menús y vinos, para que todo ello tenga una influencia importante a la hora de promover los productos españoles en Europa", subrayó.

Para Ansón, es fundamental que la Comisión Europea "tome conciencia de que la alimentación es una cuestión clave para evitar males como la obesidad y las enfermedades cardiovasculares y gastrointestinales" que cuestan miles de millones de euros a los sistemas sanitarios.

Por ello, el presidente de la Academia de Gastronomía abogó por que España impulse la inclusión de conocimientos de alimentación en el sistema educativo: "Tiene poco sentido dedicar cuarenta horas a estudiar la Edad Media y ni un segundo a aprender a comer", aseveró.

Durante los próximos seis meses, serán la riqueza y el talento culinario de cada comunidad autónoma los que protagonicen los menús de los diferentes eventos, foros y reuniones que se celebren en España.

Así, cuando la próxima semana se reúnan en Sevilla los ministros europeos de Medio Ambiente, un plantel de cinco cocineros andaluces, entre ellos Dani García, preparará menús que girarán en torno a productos de la tierra como los embutidos, el pescado y el aceite de oliva, sin dejar de lado al jerez, el fino y la manzanilla para "bajarlo todo".

Y si en España se dará una oportunidad a los nuevos talentos de la restauración, en las dos cumbres de jefes de Estado y de Gobierno que se celebrarán en Bruselas serán los grandes nombres de la cocina española quienes se pongan ante los fogones: Ferrán Adriá, Juan María Arzak, Andoni Luis Adúriz y Juan Roca.

Además, anoche se celebró en el Casino de Madrid una cena que seguro dará "buena prensa" a la cocina española.

Sesenta periodistas extranjeros saborearon un menú diseñado por Paco Roncero y que se compuso, entre otras delicias, de "caviar de melón con pasión y menta", alcachofas con huevo de codorniz, espárragos en tempura con mahonesa caliente, muslitos de codorniz a la soja y espalda de cordero con puré de limón.

Rafael Ansón defendió la primacía de la "libertad española en la mesa" a la hora de diseñar los actos del semestre: "Vamos a dar de comer de una forma completamente distinta, lejos de la rigidez francesa, con más libertad de horarios, sin corsés".

También destacó que los fastos costarán al contribuyente menos de lo que pueda parecer, ya que "toda la materia prima de aperitivo" como los quesos, embutidos y conservas, junto con los vinos y el resto de bebidas han sido cedidos gratis por empresas españolas.

¿La guinda? Que también los cocineros participantes lo harán sin cobrar.