Archivo de Público
Viernes, 8 de Enero de 2010

Karzai alaba la democracia afgana y niega la corrupción

El presidente afgano se despacha a gusto contra Occidente en una entrevista en 'Al Jazeera'

PÚBLICO.ES ·08/01/2010 - 08:52h

El Parlamento afgano votó el pasado día dos a los candidatos propuestos por Karzai paa formar Gobierno. Más de la mitad fueron rechazados. AFP

El presidente afgano Hamid Karzai ha vuelto a negar las acusaciones de corrupción que pesan sobre él y acusa a los medios occidentales de crear una imagen que no se corresponde con la realidad. En una entrevista con la cadena Al Jazeera, el presidente afirmó que todas las críticas son "desproporcionadas" y cree que su país tiene problemas "como todos los demás".

Han bastado unos meses para que Hamid Karzai, que renovó su mandato en las elecciones del pasado mes de agosto gracias a un fraude masivo en las elecciones, vuelva a coger fuerza. En parte, la indecisión de la OTAN sobre la estrategia que debe seguir en la lucha contra los talibanes y Al Qaeda y los constantes bombardeos de EEUU sobre la población civil, le dan a Karzai una legitimidad que había perdido con el escándalo electoral.

Ése es el discurso que todavía le mantiene en el poder. Karzai, no sin razón, no ha escatimado esfuerzos en criticar los arrestos indiscriminados "de civiles, las redadas nocturnas y la muerte de civiles" como daños colaterales.

Democracia viva

Durante su entrevista, Karzai ha alabado el sistema democrático afgano: "Hemos desarrollado un buen modelo", dijo, a la vez que aseguró que "hicimos todo lo que requiere una democracia. Tenemos una Constitución. La respetamos. Tenemos elecciones. En la primera vuelta fui acusado de fraude electoral y fuimos a una segunda vuelta. Eso es democracia".

Karzai sostiene que el modelo de democracia afgano es inmejorable pese a los escándalos de corrupción

Karzai obvia la parte en la que hubo que descontar más de un millón de votos que se habían probado fraudulentos y que sólo fue nombrado presidente después de que su máximo oponente, Abdullah Abdullah, se retirara por miedo a las consecuencias de una segunda vuelta.

El presidente afgano despreció la ayuda económica que pueda surgir de la conferencia de donantes que tendrá lugar a finales de este mes, recurriendo a una demagogia peligrosa "nuestra pobreza no puede convertirse en ridículo y en un insulto hacia nosotros", afirmó.

"La corrupción viene de fuera"

Asimismo, criticó a la comunidad internacional, de la que dice que sólo está en Afganistán "por su interés propio". "Occidente debe respetar a Afganistán y su Gobierno y entender que somos un pueblo independiente, que tenemos una historia, unos intereses, un orgullo y una dignidad", afirmó.

Desmiente que su Gobierno sea corrupto y dice que los medios exageran

El principal punto de esas críticas se basan en que Karzai recurriera a los señores de la guerra para ganar las elecciones, de que accediera a la aprobación de la sharia en la provincia de Helmand y de que a muchos miembros de su Gobierno, y a su propio hermano, se les relacione con la mayor red de narcotráfico del país.

Karzai reconoció que "como todos los países tenemos problemas", pero según él, los medios los han "exagerado de manera desproporcionada sobre la corrupción". También acusó a los extranjeros de haber llevado mucha de "la corrupción al país".

Karzai asegura que parte del problema de la guerra es que Occidente no conoce a sus enemigos

Por último, el presidente afgano abogó por hacer un esfuerzo para reconciliarse con los talibanes y dijo que los países occidentales no han llegado a entender a sus oponentes.

"No queremos menospreciar a los talibanes. Queremos que vivan en paz en nuestra nación. Lo que queremos es acabar con los terroristas. Yo puedo ver una diferencia entre la mayoría de los talibanes y los que son terroristas".