Archivo de Público
Viernes, 8 de Enero de 2010

Francia mantiene cortada la entrada de camiones por La Junquera por la nieve

EFE ·08/01/2010 - 09:15h

EFE - Un hombre pasea por la plaza del Parlamento británico, en Londres, (Inglaterra), ayer jueves, 7 de enero de 2010. Varios aeropuertos británicos siguen afectados por las nevadas que azotan al Reino Unido, lo que ha obligado a cancelar vuelos y cerrar más de 2.000 escuelas en varias zonas del país.

Los camiones seguían sin poder pasar esta mañana a partir de la frontera española de La Junquera a causa del temporal de nieve y frío que afecta prácticamente a todo Francia y que se va a traducir en nuevas nevadas en las próximas horas en el sur y el este.

El Centro Nacional de Información Vial (CNIR) indicó hoy en un comunicado que en la misma autopista A9 que comienza en la frontera española había un atasco de tres kilómetros a la altura de Perpiñán.

Las retenciones se repetían a primera hora de la mañana en otros puntos de la red vial principal, en particular en el valle del Ródano en las proximidades de Lyon y, como es habitual, en los accesos a París, con una cincuentena de kilómetros de retenciones.

Debido a los problemas para circular, hoy estaba suspendido el transporte escolar en buena parte del sur y del noroeste de Francia.

Los servicios meteorológicos habían declarado la alerta por nieve y hielo en 37 departamentos del centenar que tiene Francia, en particular en el este y el sureste del territorio.

Las precipitaciones de nieve que durante la pasada noche afectaron en particular el sur -las regiones próximas a los Pirineos- se desplazaban hacia el este por la mañana.

Esta madrugada se registraron temperaturas de quince grados bajo cero en el interior del país.

Los espesores de nieve podrían llegar a los cuarenta centímetros en el corredor del Ródano, lo que puede agravar la situación en el aeropuerto de Lyon, donde ayer ya hubo muchos retrasos y anulaciones de vuelos.

Esas condiciones también afectaban a la circulación de los trenes de alta velocidad (TGV), que por medida de seguridad circulaban a velocidades inferiores a las habituales (160-200 kilómetros por hora en lugar de 300), con los consiguientes retrasos.

La situación era particularmente mala en el Eurostar, que conecta París y Bruselas con Londres, ya que los problemas derivados de los cambios bruscos de temperatura al entrar en el túnel bajo el Canal de la Mancha llevó al operador a suspender varios trenes esta mañana, tras los fuertes retrasos acumulados ayer.