Archivo de Público
Viernes, 8 de Enero de 2010

Nadal carga sus golpes con wolframio

Rafa, con nueva raqueta de ese material, accede a las semifinales en Doha

MIGUEL ALBA ·08/01/2010 - 06:00h

Nadal golpea una derecha durante su partido de ayer ante Darcis. - AFP

La asociación parece ideada en un cómic. Wolframio y músculo. Sin embargo, detrás del sumatorio no aparece ningún superhéroe. "Sólo alguien que juega bien al tenis", ha reiterado, en más de una ocasión, Nadal. En su nueva estética, el estreno no se circunscribe a la camiseta naranja por el polo. Junto a la catarsis textil, el mallorquín estrena en Doha una nueva raqueta que está reduciendo los márgenes de error que penalizaban, hace unos meses, el juego de Rafa. "Lo importante es que cada partido me encuentro con más confianza", aseguraba ayer el mallorquín, tras clasificarse por primera vez para las semifinales del torneo de Doha.

Sus victorias vuelven a recordar a su pasado. Ante el belga Darcis, que se retiró en el segundo set (cedía por 6-1, 2-0) por lesión, Nadal mostró esa agilidad de piernas que desquicia al circuito. Sin embargos, sus números aparecen tamizados no sólo por la nueva bocanada de moral del año estrenado sino por los matices que aporta el wolframio, el material que aparece en la composición de su nueva raqueta. La fortaleza y resistencia de este elemento químico ha aumentado la potencia y profundidad de los golpes planos del revés de Rafa que, ante Darcis, se plasmó en un 65% de puntos ganados al servicio del belga.

Un dato que, junto a su continua progresión en el servicio, transfiere nuevas sensaciones al hipotético duelo ante Federer en la final en Qatar, el partido que espera el tenis para confirmar la definitiva vuelta del Nadal que pueda aspirar, de nuevo, al número uno.

Federer, sudado triunfo

Para ello, el mallorquín tendrá que vencer hoy en semifinales al serbio Troicki, que disputa en Doha la segunda semifinal de su carrera. Un partido más accesible que el duelo ante Davydenko que ha deparado el cuadro, en busca por la final, a Federer, a quien, por instantes, Gulbis acercó ayer a la derrota. Tras un contundente primer set para Roger, el letón blindó de aces a su servicio y de dejadas su esquema desde el fondo para comprometer la victoria de Federer (6-2, 4-6, 6-4).