Archivo de Público
Viernes, 8 de Enero de 2010

Los nazis vistos como vampiros psicológicos

"Hay canallas que nunca pagan", cuenta Clara Sánchez sobre el libro ganador del Nadal

LÍDIA PENELO ·08/01/2010 - 02:00h

La ganadora del Premio Nadal, Clara Sánchez. - JOSÉ COLÓN

La plácida impunidad en la que viven los nazis instalados en las costas españolas empujó a Clara Sánchez a escribir Lo que esconde tu nombre, novela ganadora de la última edición del Premio Nadal, dotado con 18.000 euros. "Ellos viven felices y camuflan su soberbia entre los turistas. Hay canallas que abusan de los demás y nunca pagan", contó ayer a Público la autora, rodeada de los sofás de terciopelo del antiguo Hotel Ritz de Barcelona.

Superada la noche de entrega del galardón, la autora estaba ayer por la mañana relajada y con ganas de hablar de la novela. Basada en personajes reales a los que ha maquillado la identidad, Lo que esconde tu nombre es un thriller con aventuras y sospechas, pero también es una historia "donde pesa mucho la amistad y el amor romántico".

La trama arranca cuando Sandra, una joven embarazada, en el paro y con complicaciones afectivas, se va a la Costa del Sol para reflexionar. Allí conoce a un matrimonio que trabajó en el campo de exterminio de Mauthausen. La joven ignora el turbio pasado de la pareja hasta que aparece Julián, un superviviente del campo.

Atracción por el abismo

La voz de Clara Sánchez se vuelve más dulce cuando habla de Sandra. "Me produce mucha ternura porque es el ser más inocente. Una chica normal a la que le atrae lo turbio. Vivimos entre lo bello y lo siniestro y, a veces, el abismo es lo que más nos atrae", argumentó la escritora antes de definir que se trata de "una novela de vampiros psicológicos, pero sin sangre".

Clara afirma que el miedo es un protagonista más de su último libro 

Esta es la novela con más acción de todas las que ha escrito y para su desarrollo ha construido una atmósfera que se va cargando hasta llegar al terror. Pero a pesar de ser un thriller, no ha abandonado la línea de los sentimientos, siempre presentes en sus obras. "No hablo de emociones que no sea capaz de sentir. A veces siento arrepentimiento, odio, pudor, vergüenza, amor... La carga emocional de mis novelas es real, lo más inventado es la peripecia. Lo que busco en la literatura es que los detalles sensibles me conmuevan".

Afirma que el miedo es un protagonista más de su último libro, un miedo psicológico y destructor. Antes de responder qué despierta en ella ese sentimiento, entorna los ojos y calla unos segundos: "Tengo miedo a perder las riendas de mi vida, de no ser capaz de entender. Miedo a que la realidad pueda conmigo. Lo demás si estás fuerte puedes combatirlo, pero si te desmoronas no tienes nada que hacer".