Archivo de Público
Viernes, 8 de Enero de 2010

Guerra ve a los políticos catalanes en la estratosfera

Califica de "increíble" la carta de José Montilla sobre el Estatut

ALBERT MARTÍN VIDAL ·08/01/2010 - 01:00h

Alfonso Guerra, ayer, durante la reunión de la Comisión Constitucional del Congreso, que preside él mismo. - EFE

Si el objetivo del president de la Generalitat con la carta en que pedía unidad a la sociedad catalana ante un eventual recorte del Estatut a manos del Tribunal Constitucional (TC) era señalar a los críticos al texto, la misión ha sido cumplida.

El diputado socialista y presidente de la Comisión Constitucional del Congreso, Alfonso Guerra, cargó ayer duramente contra el mensaje que José Montilla hizo llegar esta semana a entidades y agentes sociales catalanes. El ex vicepresidente del Gobierno lamentó que alguien se pronuncie sobre el fallo antes de que se haya producido: "Cualquier persona normal espera la sentencia y entonces la acata o se pronuncia con la máxima libertad, pero antes, organizando un torneo sobre una sentencia que no existe... no lo entiendo. Hay que dedicar esfuerzos a cuestiones concretas, no a elucubraciones planetarias", manifestó el diputado socialista.

Guerra reiteró que los políticos catalanes "especulan sobre una sentencia que no han leído", y eso, a su juicio, "es como de otro planeta". "Es raro, ¿no? Como se dice popularmente, deberían hacérselo mirar", declaró, para concluir que "los políticos allí están un poco en la estratosfera".

La misiva de Montilla encontró también contestación en el PP, cuya portavoz, Soraya Sáenz de Santamaría, acusó al president de intentar presionar al TC y criticó que utilice el Estatut como un "instrumento para hacer su propia campaña frente a lo que debería ser la labor de un presidente de la Generalitat". Más claro fue el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo (PP), que tildó de "gravísimo error" el gesto de Montilla. "Si hay algo que debe ser independiente es el TC. Imagínese lo que es escuchar a un representante del Estado decir a la sociedad que en el supuesto de que el TC no diga lo que él quiera que diga, se va a enterar", manifestó.

A las críticas se sumó Rosa Díez, líder de UPyD, que calificó a Montilla de ser un "vulgar okupa" y de comportarse como "un batasuno al uso". "No se puede estar en el parlamentarismo y en el guerracivilismo a la vez", remachó.

Los partidos catalanes hicieron frente común con Montilla, y CiU avaló ayer el posicionamiento del president como ya habían hecho el miércoles mismo las formaciones del tripartito. "Es importante y necesaria una acción unitaria del máximo número de fuerzas políticas que defienden el Estatut", manifestó Oriol Pujol, portavoz de la federación nacionalista en el Parlament.

Replantear relaciones

El PSC, por su parte, restó trascendencia al impacto que pueda tener un fallo negativo en la política catalana. Su secretario de Organización, José Zaragoza, rechazó la posibilidad de avanzar las elecciones catalanas, previstas para el próximo noviembre.

Manuel Castells, conseller de Economía, hizo en una entrevista en RAC 1 una reflexión de aún mayor calado: "Más allá de la sentencia del Estatut, es evidente que hemos de sentarnos seriamente desde Catalunya y desde España y decir que esto no puede continuar así".