Archivo de Público
Viernes, 8 de Enero de 2010

Aguirre no asume responsabilidad alguna por el paro en Madrid

La presidenta se jactaba cuando iban bien las cifras de que su Gobierno generaba las condiciones para crear empleo

JUANMA ROMERO ·08/01/2010 - 07:30h

MÓNICA PATXOT - Esperanza Aguirre, ayer, revisando sus papeles en la sala de prensa de la Comunidad de Madrid donde compareció tras el primer Consejo de Gobierno de 2010.

Esperanza Aguirre no se siente responsable de las cifras de paro en la Comunidad de Madrid. Según esgrimió ayer la presidenta, sólo lo es José Luis Rodríguez Zapatero. Le cargó toda la culpa de la evolución del empleo. El Gobierno regional, manifestó, sí atina con sus políticas. Aguirre negó, sin embargo, que su Ejecutivo hubiera creado empleo, afirmación que ha venido sosteniendo en los últimos años.

La presidenta madrileña tuvo que recurrir a esas filigranas para rehuir las malas cifras de desempleo en la región. Compareció en rueda de prensa tras un Consejo de Gobierno “deliberante”, en el que no se tomaron acuerdos. Y lo hizo con los datos de paro calientes, los ofrecidos el martes por el Ministerio de Trabajo.

En el último año, el desempleo ha crecido en la Comunidad en 106.596 personas, un 30,9%. Es decir, 5,4 puntos por encima de la media nacional (25,4%). Madrid es, de hecho, la cuarta autonomía donde más engordó el desempleo en 2009, tras Murcia, Valencia y Catalunya. Ese “fracaso” es exclusivamente atribuible a la estrategia económica “equivocada” de Zapatero, defendió la presidenta regional.

Pero tanto se quitó los números de encima que ni asumió que el Gobierno autonómico hubiera ayudado a generar trabajo en época de bonanza. “No hemos dicho nunca que la creación de empleo se debiera al Gobierno regional. No lo hemos dicho nunca. Se ha debido a los madrileños, y reto a buscar todas mis intervenciones en la Asamblea de Madrid. Lo que sí niego es que Madrid haya dejado de ser la locomotora económica de España”, sostuvo ayer Aguirre.

Antes hablaba de “confianza”

Aguirre convoca a sus consejeros a una reunión en la que no se tomó ningún acuerdo

En tiempos de crecimiento, otro gallo cantaba. La presidenta sí reconocía que su Gobierno creaba las condiciones óptimas. En octubre de 2005, se jactó de que Madrid siguiera “en la vanguardia de la creación de empleo y de la reducción de paro en España”, y añadió que la Comunidad había “conseguido que por primera vez el paro en España” bajara en septiembre. En enero de 2006, Aguirre subrayó que la región mantenía “el liderazgo en crecimiento económico y creación de empleo”. En octubre de 2008, la jefa del Ejecutivo autonómico aseguró que en un contexto de crisis, Madrid “genera e inspira confianza” en ciudadanos y empresas gracias a las políticas de su Gobierno.

Comparece luego ante los medios para acusar a Zapatero de crear más desempleo

Ayer, la presidenta responsabilizó del desempleo a Zapatero, por su “sectarismo” y el “seguidismo” de los sindicatos. Hasta el punto de que Cándido Méndez, líder de UGT, se ha convertido, de facto, en el “vicepresidente” del Ejecutivo. Y en lo relativo a Madrid, conminó a no “jugar con los porcentajes” de tasas de paro, pues pueden “falsear” la realidad. En la Comunidad, dijo, “la población activa es muy alta y la tasa de paro, cada vez más baja”. Recalcó que Madrid todavía se sitúa un 3,5% por debajo de la media nacional.

Aguirre, en realidad, aludía no a los datos de paro registrado facilitados por el Ministerio, sino a la última Encuesta de Población Activa, que situó la tasa de desempleo en España en un 17,9%, y la de Madrid, en un 14,4%. Pero eso números ya son viejos: son del tercer trimestre de 2009.

La presidenta también se agarró a Andalucía, donde el paro ha crecido un 18,4% en el último año, pero donde hay más desempleados en términos absolutos que en Madrid (851.493 frente a 451.929). “Seguimos resistiendo mejor, pero no somos una isla y es evidente que en Madrid sufrimos las consecuencias de la política equivocada del Gobierno de Zapatero”, reconoció.

Austeridad frente a despilfarro

El Ejecutivo central se convirtió en el disparadero perfecto. De hecho, no hubo más anuncios tras un Consejo de Gobierno convocado para discutir sobre la “situación catastrófica” de la economía española.

Aguirre insistió en que sus políticas son las que crean empleo: bajar los impuestos, suprimir trabas burocráticas y aplicar “austeridad” frente al “despilfarro” de Zapatero.

Ayer, Mariano Rajoy no compareció para hacer oposición al Gobierno. No importó. Aguirre le hizo el trabajo.