Archivo de Público
Jueves, 7 de Enero de 2010

Una pareja de 'okupas' se instala en la casa de un registrador de la propiedad

La pareja amenazó al dueño con meter a más 'colegas' en su casa si no dejaba que se quedaran 

·07/01/2010 - 12:13h

Una pareja de "okupas" se instaló durante las fiestas navideñas en una casa de la zona de Pedregalejo, en la capital malagueña, cuyo propietario es un registrador de la propiedad.

Cuando el registrador y su familia, según  el diario Sur, volvieron de vacaciones el fin de semana pasado y se encontraron a la pareja instalada en un inmueble anexo a su vivienda que también es de su propiedad.

Los okupas, un hombre de nacionalidad argentina de poco más de 20 años y su pareja, habían echado el cerrojo por dentro de la puerta principal y cambiado la cerradura de la trasera.

Incluso tenían un perro

El registrador consiguió contactar con uno de los "okupas", a través de la puerta, pidiéndole que abandonara el lugar. El joven, quien dijo que no tenía dónde ir, se negó a abrir y le advirtió de que si insistía en que se marcharan, convocaría a más gente para que se instalara en la casa, según publica el diario malagueño.

Tras este episodio, el registrador denunció los hechos y agentes de la Policía Nacional acudieron al lugar el domingo por la tarde y explicaron a los "okupas" que debían marcharse. Les aclararon que no se habían instalado en una casa abandonada, sino en una propiedad privada.

Al final, la pareja fue desalojada y los policías se llevaron detenidos a los jóvenes por los presuntos delitos de allanamiento de morada y coacciones.

Aunque el registrador se percató de la presencia de los intrusos el pasado fin de semana, vecinos de la calle aseguran, según Sur, que la pareja se instaló en el inmueble el día de Nochebuena.

"Eran muy educados. Nos saludaban a todos y se comportaban con normalidad. Incluso dejaban encendidas las luces exteriores.

En ningún momento pensamos que eran okupas . Creíamos que habían alquilado la casa", comentó una vecina.

"Hasta tenían un perro, que se quedó solo en la calle cuando la policía se llevó a sus dueños. Tuvimos que avisar a la protectora, que vino al día siguiente a llevárselo", añadió.