Archivo de Público
Jueves, 7 de Enero de 2010

Problemas en Reino Unido por el hielo y las temperaturas gélidas

Reuters ·07/01/2010 - 10:51h

El hielo generalizado y las temperaturas bajo cero continuaban causando problemas en Reino Unido el jueves, cuando el tiempo más frío registrado en 30 años no daba muestras de mejorar y los meteorólogos pronosticaban más nieve.

La Met Office dijo que continuaban las alertas por el mal tiempo en el este de Inglaterra, donde se esperan hasta cinco centímetros de nieve en el transcurso del día, siendo ahora el principal problema el hielo ya que las temperaturas en la mayor parte de las zonas seguían siendo bajo cero.

"Considerando que hemos tenido áreas en las que se han registrado 20 o 30 centímetros de nieve durante las últimas 48 horas, no vamos a llegar a tanto, pero sigue aún el mal tiempo porque es un caso de hielo combinado con nuevas acumulaciones de nieve", dijo el meteorólogo de la Met Office Chris Bulmer.

"El problema del hielo no va a marcharse, va a ser bastante persistente en los próximos días", añadió.

Además, pronosticó más nieve en zonas del este para el resto de la semana, con posibles nuevas nevadas en buena parte de Inglaterra y Gales el domingo.

Si el clima extremo continúa hasta el sábado, se estima que podría costar a la economía británica hasta 2.000 millones de libras (2,18 millones de euros).

La Federación de Pequeñas Empresas dijo que aproximadamente un 10 por ciento de la población no fue a trabajar el martes y el miércoles por las dificultades para llegar a sus puestos de trabajo.

17 grados centígrados por la noche Oxfordshire, pero en muchas zonas del interior se registraron entre -10 C y -15 C el jueves.

La intensa nevada del miércoles afectó a líneas de electricidad en Hampshire, dejando a unas 3.000 personas sin luz, mientras que hasta 5.000 hogares también se quedaron sin electricidad por la noche en Sussex, Kent, Surrey.

Las condiciones invernales continuaron creando dificultades para la conducción, y la Agencia de Autopistas alertó de más nieve que afectaría a la red de carreteras de Lincolnshire, East Anglia y North East.

Los servicios de muchas vías ferroviarias en todo el país también se vieron interrumpidos, y muchos operadores, como First Great Western, East Coast, Southeastern, South West Trains, National Express East Anglia y London Overground, anunciaron servicios reducidos y retrasos.

Los grandes aeropuertos, como Heathrow y Gatwick, permanecían abiertos, aunque alertaron de retrasos en los vuelos de entrada y salida y advirtieron a los pasajeros de que contactaran con las aerolíneas para recibir la információn más reciente.

Centenares de colegios permanecían cerrados, siendo Bedfordshire, Hertfordshire y Buckinghamshire de las zonas más afectadas.