Archivo de Público
Jueves, 7 de Enero de 2010

El vuelo imperial de las águilas rojas

Austria vuelve a dominar en los Cuatro Trampolines

PACO GRANDE ·07/01/2010 - 09:10h

El austríaco Andreas Kofler en un salto de práctica en Bischofshofen. - AP.

A 36 días del comienzo de los Juegos Olímpicos de Invierno en Vancouver (Canadá) los saltadores austríacos pusieron ayer de manifiesto en Bischofshofen (Austria), en la última prueba del Torneo de los Cuatro Trampolines 2010, que son los auténticos reyes de los saltos. Thomas Morgenstern ganaba esa última prueba y Andreas Kofler vencía en la general, reeditando el triunfo austríaco conseguido el año pasado por Wolfang Loitzl.

Si la hegemonía de un país se calcula por sus éxitos entre ciclos olímpicos, el que va de Turín a Vancouver no puede ser más brillante para el equipo de las águilas rojas dirigido por el técnico Alexander Pointer. Han ganado todas las competiciones internacionales, disputadas en estos últimos cuatro años. Desde los tiempos de los grandes campeones, Innauer, Vettori, Felder o Goldberger, Austria no tenía una selección con tanto potencial y con tanto futuro. Todo comenzó en 2006.

Han vencido en todas las grandes competiciones desde 2006

Orgullo de campeón

Thomas Morgenstern era la figura en los Juegos de Turín. Respondió a las expectativas con el oro olímpico de gran trampolín, pero su estrella se apagó. Llegó al cuatro trampolines de hace dos años, con una racha de nueve victorias seguidas, pero luego no supo mantener la regularidad en el torneo, para acabar siendo derrotado por el finlandés Janne Ahonen.

La victoria de ayer en Bischofshoffen, su triunfo número 14 en la Copa del Mundo y la primera para él en este trampolín cercano a Salzburgo, le devuelve la confianza perdida y su orgullo de campeón olímpico.

Por segunda vez un país monopoliza las cuatro victorias de este torneo

En 2006, la carrera del ganador de esta edición del Cuatro Trampolines, Andreas Kofler, dio un giro radical cuando ganó su primera prueba de la Copa del Mundo en Willingen (Alemania). Días después se llevaba la medalla de plata en el trampolín corto y el oro en la competición por equipos. Kofler no volvió a ganar hasta el pasado 29 de diciembre cuando venció en Obertsdorf. Su triunfo no fue producto de la casualidad. En las seis pruebas anteriores ya había sido tercero en Engelberg (Suiza) y siempre había terminado entre los siete primeros. No ganó en ninguna de las tres citas posteriores a Oberstdorf, pero sí fue el más regular de todos y de ahí los puntos que le han dado el título más prestigioso de la carrera de un saltador, junto al oro olímpico.

Valoración máxima en estilo

Wolfang Loitzl no formaba parte del cuarteto austríaco que consiguió el Oro por equipos en Turín, pero cuatro años después y pese a su veteranía (cumplirá 30 años la semana que viene) se ha convertido es uno de sus saltadores más en forma. Sobre todo los dos últimos años. El 1 de enero se quedó a las puertas del triunfo con el segundo puesto de Garmisch. El año pasado entró en los libros de historia del torneo, cuando obtuvo la valoración máxima de estilo en su primer salto de Bischofshofen, para acabar proclamándose campeón del torneo con la máxima puntuación final de todos los tiempos.

Schlierenzauer, que hoy cumple 20 años, es la gran estrella del equipo

Pero la auténtica estrella de este equipo es Gregor Schlierenzauer. El saltador de Innsbruck que hoy cumple 20 años. En 2006 no había llegado aún al primer equipo, pero ya era el campeón del Mundo Junior desde el 2 de Febrero.

Desde su primera victoria el 3 de diciembre de ese año, en el trampolín olímpico de Lillehammer (Noruega) no ha parado de batir récords de salto y de ganar hasta sumar 28 triunfos en la Copa del Mundo y convertirse así, en el sexto mejor saltador de todos los tiempos, muy cerca ya por número de victorias de los míticos Ahonen, Malysz, Weisflog o Nykaenen.

Este año venció en Garmisch y en Innsbruck pero falló en la primera y cuarta cita, con lo que la joven estrella, deja esta temporada una cuenta pendiente, mientras prepara ya su primera cita olímpica.

Con la victoria de Kofler, Austria suma once triunfos en el Cuatro Trampolines, adelanta a Noruega y se convierte en el tercer mejor equipo de todos los tiempos. Los cuatro ganadores han sido austríacos. Es la segunda vez que esto ocurre en 58 años de historia del torneo.