Domingo, 16 de Diciembre de 2007

La debacle ante el Barcelona cierra un 2007 en el que equipo perdió el rumbo en casa

EFE ·16/12/2007 - 14:06h

EFE - El portero del Valencia Santiago Cañizares, durante el partido de Liga jugado anoche ante el FC Barcelona en el estadio de Mestalla, en Valencia.

El Valencia cerró el 2007 en el campo de Mestalla con una debacle ante el Barcelona, que le ganó el sábado por 0-3, por lo que el conjunto valenciano ha completado un año marcado por las derrotas sufridas y los goles recibidos como local.

En ambos capítulos, los registros han sido negativos, pues el Valencia ha ganado doce veces en casa a lo largo del año y ha dejado de hacerlo en catorce ocasiones, con tres empates y once derrotas en el total de veintiséis partidos jugados por el equipo ante su público en todas las competiciones.

En el capítulo de goles, la derrota ante el Barcelona ha permitido que el año se cierra con más goles en contra que a favor, con un balance de 39 goles marcados y cuarenta recibidos, registros sin apenas precedentes en la historia del club.

A la acumulación de marcas negativas ha contribuido especialmente la fase final del año, con un triunfo y un empate en los últimos ocho partidos del equipo ante su público, ya que en el tramo final de la pasada campaña, el Valencia tampoco estuvo fino cuando jugaba en Mestalla.

Entonces llegó a perder hasta cuatro partidos como local, pero lo hizo de forma escalona: en Copa del Rey ante el Getafe (2-4), en un pésimo partido ante el Racing (0-2), ante el Chelsea en el último minuto del encuentro de vuelta de cuartos de final de la Liga de Campeones (1-2) y muy al final de la Liga ante el Villarreal (2-3).

Sin embargo, en el tramo final del 2007, los malos resultados en casa se han acumulado y han ido acompañados de la incapacidad para marcar goles.

Por eso, a estas alturas de la campaña, cuando la temporada no ha llegado a su ecuador, el equipo está eliminado de la Liga de Campeones, no ha logrado clasificarse para la Copa de la UEFA y ha perdido siete de los doce partidos que ha jugado en casa, cinco de ellos en Liga.

Además, buena parte de los partidos en los que el Valencia ha perdido ante su público se han salado con goleadas, como la que le encajó el Real Madrid, que venció en Liga en octubre por 1-5 o la del Getafe en Copa del Rey al principio del año por 2-4.

El Athletic de Bilbao y el Barcelona han ganado en Mestalla por 0-3 y el Villarreal puede presumir de haber marcado seis goles en terreno valencianista en el presente año, en el que ha jugado dos veces como visitante y donde ganó por 2-3 en la pasada campaña y por 0-3 en el primer partido de la presente temporada.

La racha adversa en casa en el año 2007 contrasta en un equipo que ha conseguido, sólo en la Liga, acabar seis campeonatos sin conocer la derrota como local, al tiempo que ha resuelto veintiuna campañas con una sola derrota en casa en toda la competición, frente a las cinco que ya lleva este año.

Aunque es cierto que el Valencia fue campeón en la 2003-2004 con cuatro derrotas ante su público, también lo es que bajó a Segunda División en la campaña 85-86 con seis partidos perdidos en Mestalla, uno más de los cinco que perdió en la 82-83, cuando se salvó en la última jornada al ganar al Real Madrid en Valencia.

La racha reciente de resultados adversos en Mestalla ha provocado pañoladas y abucheos para el anterior entrenador del equipo, Quique Sánchez Flores, que fue destituido en los últimos días de octubre, y para el presidente del club, Juan Soler, que no estuvo en el palco en el partido ante el Barcelona por problemas de salud.