Archivo de Público
Jueves, 7 de Enero de 2010

ETA envía a sus presos un calendario con las movilizaciones en las cárceles

La ofensiva irá creciendo en intensidad hasta llegar a las huelgas de hambre

 

PÚBLICO ·07/01/2010 - 00:07h

Manifestación en Bilbao, el pasado día 2, para reivindicar los derechos de los presos. - EFE

ETA trata de recuperar la férrea disciplina que mantenía sobre sus presos. Tras la reciente expulsión del colectivo de presos de cinco históricos terroristas, entre ellos Balentín Lasarte, el asesino del dirigente del PP vasco Gregorio Ordóñez, la dirección de la banda ha decidido imponer a sus reos "una nueva fase de lucha" en el interior de las prisiones. Aunque fue el colectivo quien el pasado lunes anunció las movilizaciones, no ha sido hasta ahora cuando se han conocido las directrices concretas de la banda. ETA ha hecho llegar a sus presos un calendario completo con las fechas de las movilizaciones.

Así, la campaña de protestas comenzará mañana viernes con una avalancha de protestas burocráticas dirigidas a los principales responsables de Interior e Instituciones Penitenciarias. La segunda semana, los presos pondrán en marcha encierros en sus celdas para siete días después renunciar a comunicarse con el exterior de las prisiones. Por último, informa Ep, la cuarta semana empezarán los ayunos temporales, bien con huelgas de hambre rotatorias o bien limitándose a consumir alimentos del economato.

Pese a las instrucciones de la banda, Instituciones Penitenciarias cree que un alto porcentaje de los presos seguirán las protestas con escaso entusiasmo. Aunque respaldarán los actos para evitar represalias, lo harán de forma pasiva y sin implicarse especialmente. Entre los más reacios a sumarse a las movilizaciones se hallarían los reos de más edad, es decir, quienes más años de condena llevan a sus espaldas y que menos sintonía tienen en este momento con la cúpula de la organización terrorista.

Los jóvenes, más combativos

Por el contrario, fuentes penitenciarias creen que serán los presos de menor edad, que en general soportan penas breves por delitos de kale borroka, quienes están mas dispuestos a seguir las indicaciones de la banda.

Así, la concentración de reos jóvenes o en reclusión preventiva hará que las protestas se noten con mayor fuerza en penales del centro de la península. Concretamente, se espera que el impacto sea importante en las cárceles madrileñas de Soto del Real, Aranjuez o Alcalá Meco. También se prevé un fuerte seguimiento el prisiones de sur o levante, donde cumplen condena etarras de más edad, pero con una postura muy radicalizada.