Archivo de Público
Jueves, 7 de Enero de 2010

Las dos Españas de la era Internet

Existe una amplia brecha digital entre los ciudadanos dependiendo de su región de residencia

ANA TUDELA ·07/01/2010 - 07:00h

En nueve comunidades autónomas no cuenta con acceso a Internet ni la mitad de la población. - JÚPITER

Las autoridades españolas pelean en los foros europeos en defensa de los avances que ha experimentado en los últimos años en este país la llamada sociedad de la información, ese futuro-presente de ciudadanos que basan en Internet sus relaciones económicas, sociales y con la Administración. Alardean incluso de haber logrado que la cobertura del acceso a Internet sea una realidad en la práctica totalidad del territorio. Internet llega hasta la puerta de cada casa, pero ¿se contrata?

Las cifras de equipamiento informático y uso de Internet en los hogares, fundamentales para saber si España está preparada para lo que se avecina, hablan por sí solas (el 66,3% de hogares tiene un ordenador y el 51,3% dispone de conexión a Internet de banda ancha a cierre de 2009).

Pero tras los números totales, se mantiene viva la realidad de las dos Españas, divididas por una gran brecha, en este caso digital. Aunque el número de hogares con ordenador empieza a ser cada vez más homogéneo, con porcentajes que oscilan entre el 58,2% de Extremadura y el 72,9% de Cataluña, esta última, junto con Madrid y Navarra engrosan las cifras totales al superar las tres regiones el 70% de hogares dotados con algún tipo de ordenador. Por debajo del 60% permanecen, además de Extremadura, Galicia y Ceuta, según los datos del INE recogidos y ampliados por el estudio La Sociedad de la Información en España, que elabora cada año Fundación Telefónica.

El ADSL tiene recorrido

Si el equipo informático no es algo generalizado aún en los hogares españoles, mucho menos lo es contar con una conexión a Internet de banda ancha. En nueve comunidades autónomas (Andalucía, Castilla yLeón, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Extremadura, Galicia, Murcia, La Rioja y Ceuta), no cuentan con acceso a la Red ni la mitad de los hogares. Madrid, con un 62,6%, y Cataluña, con un 60,5% de hogares conectados, son las comunidades que pueden presumir de un mayor porcentaje de conexiones. En Extremadura y Galicia no llegan ni al 40%.

El crecimiento de las conexiones a Internet en España se ha ido ralentizando

El crecimiento de las conexiones a Internet en España se ha ido ralentizando en los últimos ejercicios hasta generar la sensación de que, en lo que a la Red se refiere, una vez superada la mitad de los hogares conectados no se está muy lejos de tocar techo. Por poner un ejemplo, en octubre de 2006 se contrataron en España 148.611 nuevas líneas de acceso a Internet. El total de hogares conectados ascendía entonces a 6,3 millones. En el mismo mes de 2007, se dieron de alta 125.364 nuevas líneas de acceso a Internet. Había entonces 7,8 millones de hogares conectados. En octubre de 2008, la cifra de nuevas altas se quedaba en 81.268 líneas. Se cerraba aquel mes con un total de 8,9 millones de hogares conectados. En octubre de este año, se dieron de alta en la Red 79.917 líneas, alcanzando un total de 9,6 millones de hogares con conexión.

El alto precio de la Red

Desde la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información, dependiente del Ministerio de Industria y a cuyo frente se encuentra Francisco Ros, aseguran que el precio no es la causa de la parálisis que puede estar sufriendo el acceso a Internet. Remiten a informes y encuestas en las que el precio nunca figura entre los principales motivos de los españoles para no contratar un acceso a la Red. Sin embargo, según la encuesta sobre tecnología del INE, "los motivos por los que los hogares no disponen de acceso a Internet de banda ancha son fundamentalmente que consideran que no lo necesitan (el 39,8% aduce esta razón) y que la conexión resulta demasiado cara (31,0%)".

La mejor oferta de Telefónica es un 69,7% más cara que la media de la UE 

Prueba de ello son las numerosas advertencias que las autoridades comunitarias han dado a España por mantener unas tarifas de acceso a la Red notablemente por encima de la media europea. El propio Ros contestó con dureza en 2007 a la ex comisaria de Competencia Neelie Kroes, cuando hizo unas declaraciones en ese sentido en una visita a España. Para deshacer el entuerto, se encargó a la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) un estudio comparativo entre los precios españoles y los del resto de la UE.

España nunca ha salido bien parada en dichos estudios, que la CMT realiza ahora cada semestre y que tienen entre sus virtudes el incluir la comparativa ajustada según el poder adquisitivo de cada país. En el último, referido a los seis primeros meses de 2009, la mejor oferta de banda ancha más llamadas nacionales en velocidades de acceso medias (entre dos y diez megas) de todos los operadores españoles era un 6,3% superior a la media europea. En el caso del operador histórico y con mayor cuota de mercado, que en España es Telefónica, su mejor oferta era un 69,7% más cara que la media de la UE.

Todas las esperanzas puestas en el teléfono móvil

Fenómenos como el iPhone de Apple y el resto de teléfonos móviles de otros fabricantes que han seguido sus pasos han supuesto una revolución. Ellos han logrado convencer a un número importante de usuarios de que conectarse a Internet desde el terminal celular es una experiencia sencilla y útil. Las posibilidades de que el móvil se transforme en el aliado perfecto para coser la brecha digital española son altas, si se tiene en cuenta que el 93,5% de los españoles lleva uno en el bolsillo. Utilizando también las redes móviles, hace unos años aparecieron en España los módem USB, dispositivos que se conectan al ordenador (portátil o de sobremesa) y permiten acceder a la Red sin necesidad de contar con una línea fija y pagar mensualmente por ella. A finales de septiembre existían en España 1,72 millones de líneas móviles con conexión a Internet, un 62,7% más que un año antes, según datos del INE.