Archivo de Público
Miércoles, 6 de Enero de 2010

Retiran al agente que permitió el fallo de seguridad en el aeropuerto de Newark

EFE ·06/01/2010 - 20:05h

EFE - El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, adelantó que el informe que se presentará mañana será "muy amplio" y abordará los fallos humanos y en el sistema que permitieron que un nigeriano abordara un avión estadounidense con explosivos. EFE/Archivo

La Administración estadounidense para la Seguridad en el Transporte (TSA, por su sigla en inglés) asumió hoy la responsabilidad del caos generado el pasado domingo en el aeropuerto de Newark (Nueva Jersey) y retiró de sus funciones al agente que estaba a cargo de un control de seguridad.

El acceso de un individuo hace tres días a la zona de embarque sin pasar por los correspondientes arcos de seguridad llevó a la TSA a ordenar el cierre durante horas de una terminal del aeropuerto de Newark, cercano a Nueva York.

Además, se tuvo que volver a someter a revisión a miles de pasajeros, ya que no se tenían detalles de cómo o quién era la persona que se había saltado los controles y las cámaras de seguridad no estaban grabando lo ocurrido.

Ello provocó retrasos en la salida de cientos de vuelos en uno de los días de mayor tráfico aéreo del año, pues ocurría en el domingo siguiente a la Nochevieja.

"La evacuación de la Terminal C y los nuevos controles a todos los pasajeros eran necesarios, dado que un individuo había violado los controles de acceso y entró en la zona segura", defendió hoy la TSA en un comunicado, en el que "lamenta cualquier inconveniente que esto pueda haber causado a los viajeros".

Además, explicó que ha iniciado una investigación "sobre el incidente y los planes locales de respuesta" y ha pedido a los responsables federales de seguridad en el transporte que revisen y practiquen esos programas.

Respecto al problema de que las cámaras no estuvieran funcionando correctamente, el organismo federal con sede en Arlington (Virginia) aseguró que también se ha reunido con la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey, responsable del circuito de vigilancia, y trabaja con ella para asegurar "un rendimiento uniforme y confirmar su disponibilidad operativa".

En cuanto a los trabajadores implicados, la entidad explicó que "inmediatamente después del incidente, el oficial de guardia en la línea de salida fue retirado del control de pasajeros y el martes se decidió suspenderlo de sus funciones, a la espera de que la TSA decida sobre acciones disciplinarias".

El organismo también modificó el personal y la configuración de las líneas de salida de la zona de embarque de esa terminal y se comprometió a trabajar con los responsables del aeropuerto "para determinar conjuntamente cómo se puede mejorar la coordinación general y la respuesta ante un incidente" como el del domingo.

Desde el aeropuerto de Newark se acusó a la TSA de no haber informado con celeridad de un incidente que afectó especialmente a los vuelos de Continental, la aerolínea que controla la mayor parte de esa terminal.

Este incidente se suma al ocurrido el Día de Navidad, cuando un nigeriano consiguió embarcarse en Amsterdam rumbo a Detroit cargado con una carga de explosivos que intentó hacer estallar en pleno vuelo, lo que ha llevado al Gobierno a incrementar las medidas de seguridad para evitar actos terroristas en suelo de EE.UU.