Archivo de Público
Miércoles, 6 de Enero de 2010

Las ONG piden la retirada de cargos

Los ecologistas reciben con alegría la noticia de la liberación

MIGUEL ÁNGEL CRIADO ·06/01/2010 - 22:20h

"Como el mejor regalo de Reyes". Así, con el tópico, acogieron representantes del ecologismo español la noticia de la liberación de Juantxo López de Uralde. Tras la alegría, todos los consultados pidieron seguir vigilantes y exigir la retirada de todos los cargos.

El director de Campañas de Greenpeace, Mario Rodríguez, aseguró ayer ante la embajada de Dinamarca, aliviado, que "la pesadilla" había acabado. Para Rodríguez, la presión de la opinión pública ha sido clave para la liberación.

Pasadas las seis de la tarde, con el director de Greenpeace España ya fuera de prisión, la alegría se extendía por teléfono. "Es que no las teníamos todas con nosotros de cara a la vista judicial", dice Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF. "Lo que le deseo es que recupere el tiempo que no ha pasado con la familia en unas fechas como estas", añade. "Eso sí, la lucha por el clima sigue. Seguro que Juantxo se pone enseguida a trabajar y a pelear por el planeta".

Los líderes ecologistas reservan el carbón para el Gobierno danés. Para el coordinador de Ecologistas en Acción, Theo Oberhuber, "el Gobierno, la policía y la justicia danesa han demostrado que son poco de fiar". Por su parte, el director ejecutivo de SEO/BirdLife, Alejandro Sánchez considera que "mostrar una pancarta en un banquete no debería ser ni una falta", añade. De hecho, para José Carlos Puentes, de Amigos de la Tierra, "estos actos fomentan la democracia".

La movilización, clave

Todos coinciden con el representante de Greenpeace en destacar la movilización, tanto en España como internacional, como un elemento clave. "La resolución es fruto de la presión de la opinión pública sobre el Gobierno danés, que al final se ha dado cuenta de su error", cree el responsable del Área de Energía y Cambio Climático de Amigos de la Tierra.

Los consultados piden, sin embargo, mantener la presión para conseguir que la justicia danesa desestime todos los cargos contra los activistas de Greenpeace.