Archivo de Público
Jueves, 7 de Enero de 2010

"Al jazz de este país le sobra intelectualidad"

El trompetista Raynald Colom habla de su disco Evocación

 

L. PENELO ·07/01/2010 - 08:30h

El músico quiere que su trompeta suene a cante flamenco. - EDU BAYER

A veces suave, otras salvaje. El sonido de la trompeta de Raynald Colom (Vincennes, Francia, 1978) busca la raíz de aquello que toca. Lo suyo es bajar al fondo, explorar y perderse, aunque sea sólo un poco, para regresar con un arañazo de algo nuevo. Su tercer y último disco, Evocación (ADLIB Arts, 2009), figura en las listas de los mejores trabajos del año, y la revista Cuadernos de jazz, en este número de enero, lo considera sencillamente el mejor.

Avispado e incansable, Ray-nald a sus 31 años está ilusionado: "Todo el amor que hemos puesto en el disco se nota, está gustando a la gente del jazz, del flamenco y todo tipo de

En verano de 2008, cuando el disco se estaba cocinando, Colom dijo a Público que "el jazz está muerto y que el futuro es el flamenco". Poco más de un año después no reniega de su afirmación. "Al jazz de este país le sobra intelectualidad y le falta verdad. Respeto el jazz al máximo porque vengo de ahí, lo he mamado desde pequeño, pero la palabra jazz se utiliza para demasiadas cosas", asegura en Barcelona, donde está grabando con la cantaora Rosario Guerrero, La Tremendita.

"El objetivo de Evocación era ir a lo jondo, a la raíz del flamenco"

El objetivo de Evocación era ir "a lo jondo" y el resultado es un encuentro entre el jazz y el flamenco que va mucho más allá de la palabra fusión. "Se cree que lo intelectual es complicado y pienso que lo intelectual de verdad es lo más sencillo. Al fin y al cabo, menos es más", cuenta el trompetista con vehemencia de apisonadora. Si no lo siente desde las tripas, no lo toca. Los sonidos profilácticos no le van y en directo siempre arriesga, aunque en algún directo el peaje sea alguna nota desafinada.

Evocación contiene nueve temas, el primero da nombre al trabajo, dura diez minutos y es un pozo sin fondo que conduce a las idas y venidas del músico. Las melodías del disco sugieren sentimientos escondidos, sus ritmos acercan el jazz y el flamenco a través de un camino abismal. El segundo tema es Toulouse, un billete de ida para subirse al barco que capitanea Colom. Un viaje intenso que lleva al pasajero hacia un puerto por descubrir.

Puente hacia el flamenco

Este músico con fama de solitario independiente encontró su puente hasta el flamenco en el guitarrista Chicuelo, presente en Evocación, en el que también están La Tremendita (que participa en Flamenco Hoy, de Carlos Saura), Aruán Ortiz (piano), Omer Avital (contrabajo), Eric McPherson (batería), Biel Amargant (saxo) y Roger Blavia (percusión).

A Colom le fascinan las músicas de tradición oral como la norteafricana

Fascinado por las músicas de tradición oral como la sefardita, la norteafricana y el hip hop, le brillan los ojos cuando recomienda a Avishai Cohen o a Alice Coltrane. A pesar de los elogios de la crítica y de tener conciertos cerrados en Melilla y Nueva York, en este primer trimestre del año no tiene previsto actuar en Catalunya. "Los políticos no entienden que la cultura no se construye sólo con la lengua. Tienen que abrir miras", dice.

Además de solista y compositor, Raynald ha descubierto la tercera pata que completa su carrera, la de productor. Le interesa "crear industria" y, junto al productor Martí Perramon y el pianista José Reinoso, se ha embarcado en la producción del primer disco de La Tremendita, joven cantaora ganadora del Premio Nacional de Córdoba Manolo Caracol.

En esta ocasión, el trompetista Raynald Colom quería que su trompeta sonara a cante y lo ha conseguido. Pero lo suyo es no recalar demasiado tiempo en ningún puerto. Su próxima cita será con el tango.