Archivo de Público
Miércoles, 6 de Enero de 2010

Zelaya dice que Estados Unidos "no tiene fuerza" para sacar a Micheletti

EFE ·06/01/2010 - 20:00h

EFE - Micheletti y Kelly se reunieron durante casi dos horas y media en la Casa Presidencial, pero al final ninguno de ellos hizo declaraciones a la prensa y tampoco hubo un comunicado oficial acerca de lo tratado. EFE/Archivo

El presidente depuesto de Honduras, Manuel Zelaya, afirmó hoy que los Estados Unidos "no tienen la fuerza" necesaria para sacar del cargo al gobernante de facto, Roberto Micheletti.

"Lo que vemos en el panorama es que Estados Unidos está pidiendo la salida del señor Micheletti; sin embargo, no tienen la fuerza para ejecutar esa resolución", declaró Zelaya a la emisora local Radio Globo.

"Estados Unidos está luchando por que Micheletti salga de la presidencia antes de la toma de posesión (del mandatario electo, Porfirio Lobo, el 27 de enero). Sin embargo, él se ha encaprichado, se ha negado y les ha dicho que ya está subido en el caballo, con las espuelas puestas y con el freno, y de allí no lo baja absolutamente nadie", comentó.

Comparó esta situación con "aquel dicho que dice: 'Cría cuervos y te sacarán los ojos'".

Estas declaraciones son una respuesta a las afirmaciones que había hecho instantes antes Lobo, quien tras reunirse ayer con el subsecretario de Estado adjunto para el Hemisferio Occidental de Estados Unidos, Craig Kelly, dijo que Estados Unidos quiere que Micheletti deje la presidencia a más tardar el 15 de enero.

Sin embargo, Micheletti reiteró hoy en el programa Frente a Frente del Canal 5 que no renunciará porque "no hay argumento legal para hacerlo" pues el Congreso Nacional le designó hasta este 27 de enero.

"No voy cambiar por que venga alguien aquí a presionarnos", dijo el presidente de facto, que anunció que se limitará a no acudir ese día a la investidura de Lobo en el Estadio Nacional, que verá por televisión.

Zelaya consideró que "a pesar de las buenas intenciones que tuvo Estados Unidos desde el principio, ellos mismos en su democracia, en sus conflictos internos, terminaron venciéndose, terminaron prácticamente sin poder ajustarse a un proceso que había mandado la OEA (Organización de Estados Americanos), que había mandado Naciones Unidas", de restituirlo a él en la presidencia de Honduras.

Sobre el encuentro que mantuvo ayer con Kelly, reiteró que "el proceso de reuniones ha sido en relación a todo el conflicto" generado por su derrocamiento el 28 de junio pasado.

"El señor Kelly ha venido varias veces", recordó el mandatario derrocado, que recordó que "prácticamente él quedó encargado de mantener la comunicación de Honduras con el Departamento de Estado" sobre la crisis.

Aseveró que "no hay soluciones precisamente porque se cometieron errores dentro del camino".

En ese sentido, dijo que "el proceso electoral (del 29 de noviembre) no fortaleció a Porfirio Lobo como se creía, sino que fortaleció al señor Micheletti, fortaleció a los que dieron el golpe de Estado" a pesar de que, según él, hubo "baja participación y represión".