Archivo de Público
Miércoles, 6 de Enero de 2010

¿Beber agua tibia reduce las molestias de la colonoscopía?

Reuters ·06/01/2010 - 18:08h

Por Joene Hendry

Beber agua tibia relaja el intestino, alivia las molestias de una colonoscopía y mejora los resultados del procedimiento, indicó un estudio realizado en Corea.

Durante una colonoscopía, se coloca una sonda delgada y flexible por el colon en busca de cáncer o pólipos, que son crecimientos que pueden volverse cancerosos. El procedimiento permite inspeccionar todo el colon y es la herramienta de control más sensible.

Pero existen casos en los que el estudio queda "incompleto" (no se puede examinar todo el colon), lo que puede pasar por alto algunos pólipos pequeños, dijo a Reuters Health J. Kim, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Sungkyunkwan, en Seúl.

En el estudio, el equipo de Kim halló que se podía examinar una mayor superficie del intestino grueso (el 98,4 por ciento) cuando los pacientes bebían antes 2 litros de agua tibia.

En cambio, la colonoscopía permitía estudiar un 90,6 por ciento de la superficie cuando los pacientes bebían 2 litros de agua fría y un 92,2 por ciento cuando no bebían nada, publicaron los autores en American Journal of Gastroenterology.

El equipo comparó los resultados del procedimiento y los niveles de dolor en 64 personas, especialmente hombres, de unos 33 años y sin obesidad. Los participantes bebieron agua tibia, fría o nada junto con la solución de fosfato de sodio que se usa para realizar la colonoscopía.

El 10-11 por ciento de los pacientes de cada grupo había tenido una cirugía abdominal o ginecológica previa. Veintiuna personas que bebieron agua tibia y 17 personas de cada grupo que bebió agua fría o nada tenían síndrome de colon irritable.

Los pacientes habitualmente están sedados durante la colonoscopía para reducir el dolor y las molestias, y permitir así un examen más completo del colon, pero los participantes aceptaron hacerse el procedimiento sin sedación.

El grupo que había bebido agua tibia, en especial los pacientes menores de 40 años o con colon irritable, sintió menos dolor durante y dos horas después de la colonoscopía.

En ese grupo también se introdujo y se retiró más rápidamente la sonda, aunque los espasmos intestinales fueron similares en las tres cohortes.

El equipo sugiere realizar más estudios para determinar cómo el agua tibia modifica el colon y por qué el alivio se mantuvo aún después del procedimiento.

FUENTE: American Journal of Gastroenterology, diciembre del 2009