Archivo de Público
Miércoles, 6 de Enero de 2010

Beber tiene poco efecto en la evolución del accidente cerebral

Reuters ·06/01/2010 - 17:59h

Por Amy Norton

Mientras que algunos estudios habían sugerido que beber con moderación reduce el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular (ACV), un nuevo estudio indica que el alcohol tendría poco efecto sobre el peligro o la gravedad del ACV.

Los resultados de la investigación, publicados en la revista Stroke, surgen de más de dos décadas de seguimiento de unos 22.000 médicos en Estados Unidos.

En general, no hubo una asociación sólida entre los hábitos masculinos de consumo de alcohol y la probabilidad de sufrir un ACV.

Tampoco la hubo entre la ingesta alcohólica y la gravedad de la discapacidad que produce un ACV.

Estudios previos habían sugerido que el consumo leve a moderado de alcohol protegería de un ACV, como ocurriría con la enfermedad coronaria. El nuevo trabajo abarcó un período más prolongado que aquellos estudios, 22 años.

Además, varios estudios previos habían hallado que el efecto protector se debilitaba con el tiempo, precisó el doctor Tobias Kurth, del instituto francés INSERM, en París, y del Brigham and Women's Hospital, en Boston.

La nueva investigación, dijo el autor, sugiere que beber con moderación antes de un ACV no brinda "gran beneficio" en las capacidades funcionales de un hombre tras sufrir un ACV.

Los resultados surgen de Physicians' Health Study, que incluyó a 22.000 hombres de entre 40 y 84 años, desde 1982. Al inicio, y cada año, los hombres informaron sobre el estilo de vida, incluido el consumo de alcohol y todo diagnóstico médico nuevo.

En 22 años, se registraron 1.393 ACV y 766 infartos isquémicos transitorios o "mini ACV".

Hubo evidencias de que beber muy poco (una copa por semana) redujo el riesgo de ACV levemente al compararlo con la abstinencia total. Esos hombres tuvieron también menos riesgo de sufrir un ACV gravemente discapacitante.

Pero niveles más moderados no tuvieron efectos en el riesgo de ACV o la discapacidad.

Los resultados, escribió el equipo de Kurth, "no respaldan una asociación sólida" entre el consumo de alcohol y el riesgo de ACV o sus consecuencias.

Pero hay buenas evidencias de que beber en exceso (varias copas por día o más) eleva el riesgo de sufrir un ACV. Pocos participantes dijeron que bebían más de una copa por día.

"Esto es muy importante porque el estudio no debería tomarse como prueba de que beber en exceso no tiene consecuencias sobre el riesgo de sufrir un ACV", dijo Kurth, quien opinó que los nuevos estudios deberían comprobar estos resultados en las mujeres.

FUENTE: Stroke, enero del 2010