Domingo, 16 de Diciembre de 2007

Bhutto confía en que el "poder de las masas" evite posible un fraude electoral

EFE ·16/12/2007 - 13:47h

EFE - La líder del Partido Popular de Pakistán, Benazir Bhutto, ofrece una rueda de prensa en Quetta, Pakistán, ayer.

La ex primera ministra paquistaní Benazir Bhutto defendió hoy la necesidad de recurrir al "poder de las masas" para hacer fracasar los intentos de falsear las próximas elecciones, sólo un día después del fin del estado de excepción en Pakistán.

En una conferencia de prensa celebrada en la ciudad de Quetta (suroeste), Bhutto mantuvo que ni la Comisión Electoral es independiente ni el Gobierno es neutral respecto a las elecciones legislativas, convocadas para el próximo 8 de enero.

"Los servicios de inteligencia están molestando a los candidatos de mi formación", dijo la dirigente, que encabeza el Partido Popular de Pakistán (PPP).

En declaraciones recogidas por el canal de televisión Geo Tv, Bhutto aseguró que Pakistán afronta una situación peligrosa porque existe una confrontación entre los ciudadanos y las fuerzas de seguridad.

La dirigente alegó que el Gobierno había fomentado el extremismo tras usurpar los derechos del pueblo, y pidió a los ciudadanos que apoyen a las fuerzas "democráticas" y voten contra los partidos favorables al presidente, Pervez Musharraf.

Tras 42 días, Musharraf ordenó ayer la restauración de la Constitución y el fin del estado de excepción, aunque antes había reformado la Carta Magna para blindar sus decisiones durante el período.

En un discurso a la nación, Musharraf garantizó que las elecciones serán justas y libres, y dijo que tuvo que recurrir al estado de excepción "para salvar a Pakistán".

"Creemos que el fin del estado de excepción es un paso importante, pero hace falta hacer mucho más", declaró al respecto Bhutto, que mantiene abierta la posibilidad de un pacto con el presidente.

Los principales líderes se encuentran ya en precampaña electoral, a la espera de que la Comisión Electoral publique hoy la lista definitiva de candidatos.

Entre los más de 13.000 candidatos que han presentado su solicitud se encuentra el ex primer ministro Nawaz Sharif, cuya candidatura fue rechazada con la excusa de que tiene una condena judicial.