Archivo de Público
Miércoles, 6 de Enero de 2010

El ataque a la CIA pone a prueba la evaluación de Al Qaeda

Reuters ·06/01/2010 - 10:06h

Las revelaciones de que un doble agente vinculado a Al Qaeda podría haber llevado a cabo los ataques con bomba de la semana pasada en una base de la CIA en Afganistán sugieren que el grupo alcanzó un nuevo nivel de sofisticación y no estaría tan debilitado como Estados Unidos pensaba.

El martes, actuales y ex responsables de inteligencia dijeron que la CIA lanzó una profunda investigación sobre un fallo de seguridad sin precedentes.

La investigación revisará cómo el supuesto atacante suicida, Humam Jalil Abu-Mulal al-Balawi, fue reclutado por la inteligencia jordana y si otros agentes que trabajan con Estados Unidos pueden ser espías.

Ex responsables de seguridad estadounidenses dijeron que los investigadores exploraban un amplio rango de pistas, incluyendo posibles vínculos entre el atacante y la red del comandante talibán afgano Jalaluddin Haqqani, uno de los objetivos prioritarios de la CIA.

Balawi fue reclutado por la inteligencia jordana para tratar de infiltrarse en Al Qaeda y los talibanes, en gran parte debido a su anterior asociación con islamistas, dijo un ex responsable de inteligencia, citando la participación de Balawi en sitios web y blogs a favor de Al Qaeda.

Agencias espías de Estados Unidos y Jordania pensaron que Balawi había sido exitosamente "desradicalizado", y se le permitió entrar a la base de la CIA sin las revisiones de seguridad, ya que había entregado información sobre Al Qaeda sin problemas durante meses, dijo el ex responsable.

La CIA está revisando de cerca el contexto de Balawi.

Familiares dijeron que Balawi, un doctor, era miembro de un gran clan palestino beduino que se asentó en Zarqa, un semillero de radicalismo islámico en Jordania adonde se mudaron varios palestinos desposeídos tras la creación de Israel en 1948.

Balawi dirigía una clínica en un empobrecido campo de refugiados, señalaron los familiares.

La CIA no ha querido hacer declaraciones respecto de la investigación sobre el ataque con bomba.

El atentado, el segundo más mortal en la historia de la CIA, fue un impulso propagandístico para los grupos extremistas. También fue un caso extraño de un bloguero islamista llevando a cabo una acción directa impresionante, lo que podría inspirar a otros.

Siete agentes de la CIA y contratistas murieron en el ataque con bomba del miércoles pasado en la Base de Operaciones Avanzadas Chapman, un recinto fortificado en la provincia de Khost, cerca de la frontera sureste con Pakistán.