Archivo de Público
Miércoles, 6 de Enero de 2010

Francia pretende reforzar los controles de pasajeros procedentes de 30 países

EFE ·06/01/2010 - 09:23h

EFE - Pasajeros en un aeropuerto. EFE/Archivo

El Gobierno francés tiene intención de establecer controles especiales a los pasajeros que lleguen en avión procedentes de treinta países que considera sensibles por el riesgo para la seguridad, frente a los siete que hay actualmente en la lista negra.

El anuncio lo hizo el ministro de Interior, Brice Hortefeux, que en declaraciones publicadas hoy por "Le Figaro" subrayó que "hay que ampliar la lista de zonas de riesgo de siete a treinta países".

"No se trata de estigmatizar los países concernidos, pero hay que tener en cuenta los puntos de paso de las redes del islamismo radical" que pretenden atentar en Occidente, precisó Hortefeux.

El departamento francés de Interior quiere que, en el futuro, los datos de los viajeros queden registrados no en el momento del embarque en el avión, sino cuando se reserve el billete para poder identificar con tiempo los perfiles de riesgo o las personas sobre las que se dispone de antecedentes.

En la información del diario francés no aparece la lista de los países de origen de los vuelos que se quieren someter a una mayor vigilancia, más allá de indicar que Nigeria estará entre los primeros.

Una alusión al país de origen del joven acusado de haber intentado explosionar en vuelo un avión con destino a la ciudad estadounidense de Detroit el pasado 25 de diciembre.

Después de ese intento de atentado, el presidente estadounidense, Barack Obama, ordenó incluir a Nigeria en la lista negra de Estados Unidos sobre los países cuyos viajeros deben ser controlados de forma más exhaustiva.

Obama también pidió que se refuercen los registros y las verificaciones a los que llegan de otros trece países: Pakistán, Yemen, Afganistán, Libia, Somalia, Irán, Sudán, Siria, Cuba, Argelia, Líbano, Arabia Saudí e Irak.

Las autoridades francesas se alinean en este punto con las estadounidenses, pero no parece ocurrir lo mismo hasta ahora en la cuestión de equipar sus aeropuertos con los polémicos escáneres corporales que permiten "desnudar" al pasajero para examinar si llega algún objeto o sustancia sospechosa adherida al cuerpo.

El Gobierno no ha dado ninguna consigna a ese respecto a la sociedad Aeropuertos de París (ADP), que desde el 1 de enero ha incrementado la tasa para seguridad de 9,5 a 10 euros por billete.

Con esa tasa, que en 2008 había permitido recaudar 357 millones de euros en las plataformas de la capital francesa, un 80 por ciento del dinero se dedica a la inspección de maletas y pasajeros y a la lucha antiterrorista y el 20 por ciento restante a otras cuestiones de seguridad como la prevención de incendios o de problemas con animales.