Archivo de Público
Miércoles, 6 de Enero de 2010

Luis Yáñez: "Mi expulsión ha sido una torpeza"

El socialista quiere evitar que el incidente dañe las relaciones entre Bruselas y la isla

FERNANDO VICENTE ·06/01/2010 - 11:20h

Reuters - Luis Yañez llega a la sede sevillana del PSOE para contar su expulsión de Cuba.

El europarlamentario socialista Luis Yáñez asegura que su expulsión el pasado domingo de Cuba, coincidiendo con el inicio de la presidencia española de la Unión Europea, ha sido "una torpeza y un error" por parte de las autoridades cubanas. Y lo es, según Luis Yañez, porque el incidente se produce justo en el momento en el que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero pretende renovar el marco de las relaciones de la UE con el régimen castrista.

Aun así, Yañez, secretario de Estado para Iberoamérica durante los Gobiernos de Felipe González, asegura que no quiere que el incidente "obstaculice los esfuerzos y la iniciativa del Gobierno español para lograr una nueva política de la UE con Cuba".

Tras asegurar que él no pretende "decirle al ministro Moratinos lo que tiene que hacer", y que "respalda la política del Gobierno", Luis Yáñez resumió en una conferencia de prensa, convocada de urgencia en Sevilla tras su regreso de la isla caribeña, las condiciones que considera necesarias en esa negociación: "Hay que equilibrar los intereses económicos con la defensa de los derechos humanos fundamentales, la libertad de expresión, de asociación, de reunión, de manifestación"

Diálogo imposible

Luis Yañez piensa que la prioridad debe ser "contribuir a que Cuba supere la delicadísima situación de asfixia económica por la que pasa". El eurodiputado añadió que si, por un lado, a los disidentes no se les deja viajar, y por otro, "a nosotros no se nos deja entrar, si sólo podemos entrevistarnos con miembros del Gobierno o del partido, se crea una situación imposible desde el punto de vista del diálogo".

El europarlamentario dice que viajó a la isla, en compañía de su mujer la diputada socialista Carmen Hermosín, en viaje "estrictamente privado" para pasar sus vacaciones de navidad. Contaba con un visado de turista, gestionado por la agencia de viajes, para permanecer en Cuba desde el 3 al 8 de enero.

"No tenía ninguna agenda oculta", asegura, y añade que ni viajaba "invitado por nadie en Cuba, ni por encargo del Parlamento Europeo, ni de mi partido, ni del Gobierno español, era estrictamente privado".

Eso sí, dicho eso, Luis Yañez afirmó que "como ciudadano libre que soy" no excluía "ver a quien quisiera ver" una vez en el interior de la isla. Y aporta algunos nombres de la disidencia con los que tenía intención de contactar. Como Manuel Cuesta Murúa, de Arco Progresista, o Lisardo Sánchez, que preside la Comisión de Derechos Humanos. "Pero también otros amigos de la propia Asamblea Popular, a los que posiblemente iba a llamar para verlos".

Luis Yañez asegura, una y otra vez, que en todo caso se habría tratado de contactos privados para pulsar la sitaución real que se vive en la isla caribeña: "Mi intención era que este viaje pasara desapercibido, no provocar esto". No lo consiguió.