Archivo de Público
Miércoles, 6 de Enero de 2010

España mantiene sus planes para Cuba en la UE

El ministro Moratinos califica de "error" que se negara la entrada al eurodiputado Luis Yáñez. La Habana le considera "vinculado con la oposición cubana"

YOLANDA GONZÁLEZ ·06/01/2010 - 09:41h

EFE - El embajador cubano en España, Alejandro González Galiano, a su llegada al Ministerio de Exteriores, ayer.

La crisis diplomáticadesatada con Cuba por la expulsión de La Habana del eurodiputado socialista Luis Yánez no hará que España se replantee su intención de que la UE modifique su política hacia la isla. Así lo puso ayer de manifiesto el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos.

El titular de Exteriores explicó que el Gobierno mantiene su objetivo de sustituir la Posición Común de la Unión Europea sobre Cuba por un nuevo marco de cooperación bilateral durante su Presidencia semestral de la UE, que arrancó el pasado día 1. Según explicó, el "error" de las autoridades cubanas de rechazar la entrada del eurodiputado socialista Luis Yáñez el pasado domingo en la isla no afecta a la voluntad inicial de España.

"Que el proceso avance"

En un encuentro con la prensa extranjera en Madrid, Moratinos quiso destacar que la UE y Cuba han "abierto un capítulo de diálogo" y consideró que es "normal" que este proceso "tenga altibajos" en un "momento de transición". Tras recordar que "el aislamiento, la confrontación y el bloqueo no han dado frutos en 50 años" en la isla, subrayó que "lo importante" es ayudar "a que el proceso de reforma de Cuba avance". En este sentido, precisó que la nueva relación que se pretende con Cuba que "no es cosa de un día o dos" iría acompañada de iniciativas a favor del respeto de los derechos humanos.

Pese a esta actitud, el ministro no ocultó que las autoridades cubanas "se han equivocado" al rechazar la entrada de Yáñez.

El embajador justifica que se actuó cumpliendo «leyes internas»

En un sentido similar se mostró, en declaraciones a este periódico, la responsable de Política Internacional del PSOE, Elena Valenciano. "Los compromisos son firmes. Otra cosa es que se haya cometido un error", insistió. "No vamos a modificar lo que consideramos que es un rumbo razonable porque hayamos sido afectados directamente por el asunto. De hecho, Yáñez ha pedido que este episodio no influya", señaló Valenciano. No obstante, la dirigente socialista no ocultó que situaciones como la sufrida por su compañero de filas "no ayudan".

Reunión con el embajador

El embajador de Cuba en España, Alejandro González Galiano, explicó ayer ante el secretario de Estado para Iberoamérica, Juan Pablo de Laiglesia, los motivos por los que le fue negada la entrada a Yáñez en La Habana el pasado domingo. El eurodiputado, que viajaba con visado de turista junto a su mujer, la parlamentaria Carmen Hermosín (PSOE), tuvo que regresar a España después de que se le prohibiera el ingreso en el país sin ningún tipo de explicación.

La comparecencia, que fue convocada un día antes a petición del Ministerio de Exteriores, duró una hora aproximadamente. En este tiempo, según fuentes conocedoras de la reunión, el embajador aseguró que Yáñez no recibió autorización para entrar en el país al ser una persona "vinculada con la oposición cubana". En este sentido, las autoridades de La Habana consideran que su viaje iba a permitirle realizar un trabajo que calificaron de "subversivo". A tenor de la versión dada por el embajador, la actuación se produjo en "aplicación de las leyes internas cubanas".

Al respecto, la responsable de Política Internacional del PSOE, Elena Valenciano, insistió en que Yáñez viajaba a título personal y privado. "Iba a descansar. Y probablemente también iba a ver a algunos de sus amigos en la isla. También es cierto que Yáñez defiende un cambio en la posición comunitaria hacia Cuba", precisó.

Al término de la reunión, Exteriores difundió un comunicado en el que se aseguraba que el secretario de Estado para Iberoamérica había expresado la "condena del Gobierno" al episodio del que Yáñez fue víctima. Además, De Laiglesia transmitió al embajador "la esperanza" del Ejecutivo "de que no se vuelva a producir este tipo de incidentes". Y es que, a su juicio, "no ayudan al desarrollo de las relaciones entre los dos países".

Jerzy Buzek, presidente del Parlamento Europeo, calificó ayer también de "error" la decisión de las autoridades cubanas. "No tienen una actitud cooperadora", se lamentó. Buzek, del grupo conservador, condenó la actitud cubana de "cerrar la puerta" porque "la presidencia española de la UE acaba de empezar y ha hecho de la cooperación con Latinoamérica uno de los asuntos prioritarios".

Reacciones

Mientras, en España, se sucedieron las reacciones de los partidos políticos. El senador del PNV Iñaki Anasagasti reclamó al Gobierno "mucha más contundencia" con el "ensimismamiento" que, a su juicio, sufre Cuba. En un sentido similar, la diputada de Unión, Progreso y Democracia, Rosa Díez, acusó a Moratinos de estar haciendo "el ridículo" con su "empeño" en revisar la política europea con la isla caribeña.

Por su parte, el eurodiputado de Izquierda Unida Willy Meyer se mostró partidario de "no magnificar" el incidente y esperar a que "se resuelva en el marco diplomático".