Archivo de Público
Miércoles, 6 de Enero de 2010

'Science' cuestiona un estudio del CSIC

La revista lo aceptó, pero pide ahora más información sobre datos incorrectos

NUÑO DOMÍNGUEZ ·06/01/2010 - 10:54h

N.D. - El CSIC investigará si uno de sus estudios contiene resultados incorectos.

La prestigiosa revista Science ha exigido al CSIC que abra una investigación sobre el trabajo de uno de sus grupos en el que puede haber datos y resultados incorrectos.

El artículo fue publicado por Science el 9 de octubre tras haber pasado todos los filtros de edición, sin que sus revisores científicos detectaran ninguna irregularidad. El artículo describía un reactoma, una placa de vidrio con productos químicos capaz de analizar miles de procesos metabólicos en las células o tejidos que se depositen sobre él, lo que lo convertía en un artilugio único en el mundo.

Un director de la revista confiesa "serias dudas" sobre los resultados

El estudio causó un gran revuelo y, según un portavoz de Science, algunos expertos enviaron quejas a Bruce Alberts, uno de los directores de la publicación.

Más de un mes después de que apareciese el estudio en sus páginas, Alberts firmó un editorial que alertaba a sus lectores de sus "serias dudas" sobre los datos presentados. Señalaba que, tras alertar de las irregularidades al equipo, liderado por el investigador del CSIC Manuel Ferrer, éste envió explicaciones que diferían "sustancialmente" con las originales, por lo que exigió a la institución que revisara los experimentos.

El CSIC informó ayer de que ha formado una comisión de investigación que determinará si el estudio es correcto. Tres miembros de la institución repasarán las más de 500 paginas de material y se entrevistarán con Ferrer y el resto de su equipo hasta esclarecer lo sucedido, explica Pere Puigdomènech, que dirige el Comité de Ética del CSIC. "Si hay que retirar el artículo se retirará, y si hay que tomar medidas disciplinarias, se tomarán", aseguró.

Los autores reconocen imprecisiones, pero defienden el trabajo

Ferrer reconoce "imprecisiones" en la forma de exponer los resultados y las achacó a un "pequeño error humano". Dijo que los datos y observaciones en los que se basan son totalmente correctos y que el reactoma que han inventado funciona correctamente. "Creemos en nuestros resultados al 100% y confiamos en que la investigación dará fe de ello", explicó.

La polémica también ha puesto en evidencia la revisión de originales en Science, que realizan reputados expertos de cada disciplina. Una portavoz señaló que "sólo tres o cuatro artículos" entre más de 900 que se publican al año acaban en casos así. "Lo más frecuente es que sean errores honestos, pero en casos excepcionales se debe a conductas impropias", dijo. Una vez que el CSIC concluya sus investigaciones, el siguiente paso será publicar una corrección o retirar el artículo en caso de que sus propuestas sean falsas, añadió.

La Universidad de Bangor (Reino Unido) y del Instituto Helmholz (Alemania, que también participaron en el estudio, están realizando sus propias revisiones. El CSIC espera tener los resultados finales en unos dos meses, según Puigdomènech.