Archivo de Público
Miércoles, 6 de Enero de 2010

"Se les trata como a cualquiera, incluyendo a asesinos y ladrones"

La policía danesa justifica el traslado de Juantxo López de Uralde y sus tres compañeros de Greenpeace junto a los presos comunes 

NUÑO DOMÍNGUEZ ·06/01/2010 - 08:00h

El director de Greenpeace España, Juantxo López de Uralde, vio ayer a su familia por primera vez tras permanecer 19 días en la prisión de Vestre Faengsel de Copenhague, en régimen de aislamiento. El activista explicó a su hermano y a su mujer que está recibiendo un "trato humillante" y que está "muy enfadado", especialmente desde anteayer, cuando se le trasladó a la zona de presos comunes junto a otros tres activistas de Greenpeace. Los cuatro fueron detenidos el pasado 17 de diciembre, tras irrumpir en una cena de gala organizada por la reina Margarita II de Dinamarca durante la cumbre del clima de Copenhague. La acción quería reclamar a los políticos más movimiento y menos palabras en su lucha contra el cambio climático.

Uralde también relató que el día de su detención pasó 24 horas encerrado con otros 60 detenidos en una habitación "en la que tan sólo había unas colchonetas en el suelo y una cámara de seguridad en el techo". "Humanamente les están machacando", lamenta su hermana, Esperanza López de Uralde.

En la reunión con su familia también estaban presentes el cónsul de España, un traductor y un policía danés. Cada vez que hablaban de su proceso judicial, los funcionarios interrumpían la conversación, explica su hermana.

Destrucción de pruebas

La funcionaria de la policía danesa que dirige la acusación, Dorit Borgaard, explica a Público que se trata de una práctica común para evitar que los acusados puedan "destruir pruebas". Añadió que aún están buscando más sospechosos que pudieron participar en la protesta de Greenpeace y justificó que Uralde y el resto de detenidos permanezcan en prisión hasta que la policía lo considere necesario. La funcionara explica también que los detenidos han violado el código penal, por lo que se les está tratando como a cualquier otra persona que lo hace, "incluyendo a asesinos y ladrones".

El activista vio ayer a su familia por primera vez tras su detención

El abogado de López de Uralde en Dinamarca, Jacob Arrevad, asegura que el activista "estaba calmado y relajado" cuando le vio momentos después de que se reuniese con su familia. Confirmó que miembros de la policía danesa interrogaron a Uralde y a los otros tres detenidos durante 20 minutos para recabar información sobre nuevos sospechosos. "No han conseguido nada", sentenció Arrevad.

Aunque los detenidos estaban encarcelados desde el día 18, la policía no los interrogó hasta hoy, según Borgaard debido a que querían reunir más información, pero también por "las vacaciones de Navidad". Borgaard revisará hoy las transcripciones de esos interrogatorios y redactará la acusación formal que presentará ante el juez mañana, en una cita aún sin hora fijada. Explicó que, una vez conozca los detalles del interrogatorio esta mañana, los acusados podrían quedar en libertad "en cualquier momento" si se considera que su liberación no daña las pesquisas.

La acusación se fundamentará en los cargos de falsificación de documentos el coche de Greenpeace llevaba una matrícula con el número 007, suplantar cargos públicos Uralde entró en la cena de gala como "jefe de Estado de la Madre Tierra" y allanamiento de morada, ya que consiguieron colarse en el palacio de Christianborg y desplegar una pancarta con el lema: Los políticos hablan, los líderes actúan.

"Humanamente les están machacando", lamenta su hermana Esperanza

Arrevad explicó que López de Uralde y el resto de detenidos se exponen a penas de hasta dos años, pero, añadió, el delito se suele penar con unos 40 días de prisión, que es con lo que espera que se salde el posible juicio a los activistas. En el caso de allanamiento de morada, las penas son de seis meses como máximo, que podrían llegar a nueve dado que la reina estaba en palacio en el momento de los hechos.

El abogado lamentó la situación de los detenidos y dijo que la policía está "sobreactuando" y que "intenta desviar la atención de sus propios fallos de seguridad", aunque señaló que, desde un punto de vista legal, "no se puede presentar una queja".

España pide un cambio de régimen penitenciario 

Exteriores solicita a Copenhague que Uralde regrese a su módulo

El Ministerio de Exteriores español solicitó ayer a las autoridades danesas que el líder de Greenpeace España regrese al módulo de aislamiento después de que ayer fuese trasladado al de presos comunes. "La situación para Juan López de Uralde, con este cambio de régimen de internamiento, es peor. Ahora tiene que estar con presos cuya situación no tiene nada que ver con la razón por la que él está en prisión", dijo ayer Hugo Morán, responsable de Medio Ambiente del PSOE.

Además, aseguró que está previsto que hoy mismo representantes de España, Suiza, Holanda y Noruega se reúnan con las autoridades danesas para trasladarles su preocupación por la alarma que han generado las detenciones. Morán viajará hoy a Copenhague para seguir la vista judicial que se celebrará mañana y para mantener un encuentro con los dirigentes de Greenpeace desplazados a Dinamarca. Morán consideró "desproporcionada" la respuesta de las autoridades danesas. Además, manifestó su deseo de que la decisión que adopte el tribunal esté "en consonancia" con las que se han producido en otros países de la UE cuando ha habido acciones similares.

El responsable de Relaciones Internacionales del Partido Popular (PP), Jorge Moragas, aseguró, por su parte, estar "preocupado por la situación de un ciudadano español, que además es interlocutor del PP" y mostró su convencimiento de que la dureza de trato se debe a una voluntad "ejemplarizante" ante la "preocupación generalizada de los jefes de Estado y de Gobierno por la seguridad".

La instrucción del caso del director de Greenpeace España
está aún en manos de la policía danesa, que depende del ministro de Justicia, Brian Mikkelsen, dirigente del Partido Popular Conservador. Pese a que esta formación es socio del PP español en Europa, Moragas consideró que su partido no puede hacer más de lo que ya ha hecho: "Hablé con el ministro Moratinos y le ofrecí ayuda para lo que se requiera, pero me han dicho que de momento no necesitan nada. No podemos interferir en el caso sin que lo pida el Gobierno", añadió. Información: Y. González / P. Rusiñol