Archivo de Público
Martes, 5 de Enero de 2010

Las Islas Caimán buscan buceadores contra peces invasores

Reuters ·05/01/2010 - 19:57h

Más de 300 buceadores han recibido licencias para pescar peces león rojos, en una carrera por impedir que la voraz especie invasora acabe con todos los alevines y peces pequeños de los famosos arrecifes de coral de las Islas Caimán.

DiveTech, una entidad de buceo en el territorio del Caribe Británico, botará una embarcación por semana específicamente para pescar a esta especie. Además, los pescadores con licencia los recogen en viajes regulares en bote e inmersiones desde la costa.

"Les decimos (que) esto no es una inmersión de placer y que están cazando peces", afirmó Simon Dixon, un pescador de peces león e instructor de buceo con botella en DiveTech.

Por lo general, los buceadores trabajan por parejas con redes de plástico, guantes y en ocasiones palos para capturar a este pez, que tienen una gran cabeza, rayas blancas y de un rojo parduzco y espinas venenosas. Si no se maneja con cuidado puede causar una dolorosa picadura.

"Tienes que ir despacio y tener cuidado, y tienes que tratarlos con respeto. Hemos descubierto que son bastante listos. Así que si te mueves demasiado deprisa y asustas al pez, se acordarán de ti y cuando vuelvas a acercarte se retirarán inmediatamente", dijo Dixon.

El pez león rojo, nativo de los océanos Índico y Pacífico, no tiene predadores naturales en el Caribe y puede producir unos 30.000 huevos al mes. En cinco semanas puede consumirn todos los alevines y peces pequeños de un arrecife, amenazando ese delicado ecosistema, explicó Mark Hxon, biólogo marino de la Universidad del Estado de Oregón.

DESDE 2008

La especie se localizó por pirmera vez en las Islas Caimán a principios de 2008, y se ha multiplicado con rapidez. Unos 600 ejemplares se retiraron el año pasado, pero el esfuerzo podría no haber bastado para expulsar a este invasor, según los expertos.

Bradley Johnson, investigador del Departamento de Medio Ambiente de la isla, señaló que su departamento está recibiendo más informes de avistamientos en sus aguas, y que también su tamaño aumenta cada mes.

"Se les ha capturado en todos los hábitats de las islas, inlcuyendo lugares de buceo por debajo de 36 metros, aguas poco profundas y en North Sound. También hemos confirmado informes de hasta 91 metros de profundidad", señaló.

Convertir este pez en comida, como se ha hecho en las Bahamas, es otro posible método de control. Cocinarlo destruye las toxinas de su carne, que se ha comparado a la del mero.

"El pez león es sabroso, así que el Gobierno podría ayudar fomentando la pesca. Hay incluso restaurantes caros en EEUU que sirven pez león como un plato de gama alta en conserva", añadió Hixon.

Los investigadores del Gobierno de EEUU creen que el pez león se introdujo en las aguas de Florida durante el huracán Andrew de 1992, cuando un acuario se rompió y al menos seis ejemplares cayeron a la bahía Vizcaína de Miami.