Archivo de Público
Martes, 5 de Enero de 2010

¡A acostarse pronto que vienen los Reyes!

¿Te acordarás de preparar un plato con turrón y mazapán y tres copas de champán? No te olvides tampoco de los cuencos con agua y garbanzos para los camellos. Tanta actividad nocturna les abre el apetito.

PUBLICO. ES / AGENCIAS ·05/01/2010 - 18:08h

Un grupo de personas esperan su ración de cholocate y roscon de Reyes en la tradicional degustación del roscón de Reyes a beneficio de Aldeas Infantiles SOD en la madrileña Puerta del Sol. EFE/Mondelo

Los niños, y los no tan niños, aguardan expectantes la llegada esta madrugada de los tres Reyes Magos. Sus Majestades de Oriente ya han llegado a la Península y pasean por las calles españolas con su desfile de camellos, pajes y carrozas llenas de regalos.

En esta ocasión, sus Majestades han comenzado pronto su trabajo y se han acercado, por ejemplo, a una residencia infantil madrileña para repartir los primeros juguetes del año.

Los demás, sin embargo, tendrán que esperar a esta noche, cuando Melchor, Gaspar y Baltasar dejen los ansiados regalos junto a los zapatos de los niños. No vendrá mal, para aliviar el largo viaje desde Oriente, dejar algo de turrón para picar y un cubo de agua para los camellos.

Hasta entonces, grandes y pequeños acuden a las cabalgatas de sus ciudades, que tienen muchas calles cortadas para la ocasión, a coger los caramelos que reparten los pajes.

Después habrá que portarse bien antes de ir a la cama, no sea que una travesura de última hora haga cambiar los regalos que pedimos en la carta por un saco de carbón... ¡que con un poco de suerte será de azúcar!

Un poquito de historia

Los tres Reyes Magos visitan a los niños españoles desde hace mucho, mucho tiempo, y continúan haciéndolo a pesar de la influencia cada vez mayor del nórdico y gordinflón Papá Noel o Santa Claus.

Aunque el Día de los Reyes Magos, o Epifanía, tiene un origen religioso (conmemora la adoración de unos sabios llegados de Oriente al Niño Jesús que acaba de nacer), la costumbre más laica de sorprender el 6 de enero con juguetes y regalos a los niños data del siglo XIX.

Los Reyes Magos se imponen a Papá Nöel

La tradición cristiana cuenta que Melchor, Gaspar y Baltasar siguieron la Estrella de Belén, que les llevó hasta el pesebre en que nació el niño Jesús, donde adoraron al hijo de Dios y le ofrecieron oro, en señal de riqueza; incienso, que significa alabanza, y mirra, como presagio de la amargura que le esperaba.

Más de la mitad de los españoles sigue prefiriendo entregar los regalos el Día de Reyes frente a una minoría que opta por el Papá Nöel de Navidad, ya que los niños pueden disfrutar más tiempo de los regalos durante las vacaciones navideñas.

Roscón solidario

Un día de Reyes no sería los mismo sin el  más que conocido roscón. La ONG Aldeas Infantiles lo sabe bien y esta mañana en la madrileña Puerta de Sol ha repartido más de 4.000 raciones del famoso roscón.

Se ha usado "la mejor materia prima y un montón de ingredientes: casi mil kilos de harina, 300 kilos de levadura, 25 litros de ron, dos litros de agua de azahar, casi 200 kilos de fruta y 100 kilos de azúcar", según ha explicado a Efe Carlos Orio, directivo de Pastelerías Vircar, que llevan 21 años colaborando con Aldeas Infantiles y donando el macro-roscón.

Miles de madrileños se han acercado a la Puerta del Sol para probar suerte con la sorpresa del tracional dulce:  un viaje para dos personas a Centroeuropa

Juan Belda, presidente de Aldeas Infantiles ha señalado a Efe: "llevamos 21 años organizando este roscón y lo hacemos en definitiva porque es un día muy especial para los niños y los niños son nuestra vida".

La ONG Aldeas Infantiles prepara todos los años un macroroscón

"Tenemos que seguir creciendo a pesar de la crisis", manifestó y agregó que "tenemos 12.000 niños acogidos y pretendemos seguir acogiendo más a lo largo del año".

Para recaudar fondos "hay unas huchas que las llevan los voluntarios y siempre se recauda algo", aunque "tiene más éxito el roscón que las huchas, pero lo importante es el mensaje".

El objetivo de Aldeas Infantiles SOS es ofrecer a los niños que les son confiados un entorno familiar, un hogar estable y una formación sólida para darles un futuro prometedor y seguro.

Aldeas Infantiles SOS tiene ocho aldeas en España: Barcelona, Pontevedra, Madrid, Granada, Cuenca, Santa Cruz de Tenerife, Zaragoza y Las Palmas y financia otras 14 en Latinoamérica y una en África.