Archivo de Público
Martes, 5 de Enero de 2010

Las nuevas guías aconsejan iniciar las mamografías a los 40 años

Reuters ·05/01/2010 - 17:19h

Las mujeres con un riesgo medio de desarrollar cáncer de mama deberían comenzar a realizarse mamografías a los 40 años, mientras que las pacientes con mayor peligro deberían iniciar las pruebas a los 30, según las recomendaciones emitidas por dos grupos especializados en imágenes mamarias.

Esta indicación contradice los controvertidos argumentos planteados el año pasado por un grupo asesor estadounidense.

Las recomendaciones conjuntas del Colegio Estadounidense de Radiología y la Sociedad de Imágenes Mamarias consideran necesario iniciar los controles de mamografías anuales a los 40 años, dijo la doctora Carol Lee, del Centro del Cáncer Memorial Sloan-Kettering de Nueva York.

El estudio del equipo de Lee fue publicado en el Journal of the American College of Radiology.

"La reducción significativa de la mortalidad a causa del cáncer de mama, que alcanza casi el 30 por ciento desde 1990, es un importante éxito médico y se debe en gran medida a la detección precoz del cáncer de mama a través de los controles mamográficos", apuntó Lee en un comunicado.

La investigación se ha desarrollado durante los dos últimos años y el resultado sirve como respuesta a las recomendaciones emitidas en noviembre por el Grupo de Tareas Estadounidense sobre Servicios Preventivos, que desaconsejó los controles mamográficos anuales para las mujeres de entre 40 y 50 años.

Ese consejo contradecía años de mensajes sobre la necesidad de que los controles mamarios habituales comenzasen a los 40 años, lo que generó el enfado de los especialistas, que argumentaban que esas recomendaciones confundirían a las mujeres y provocarían más muertes por cáncer de mama.

El doctor Phil Evans, de la Universidad de Texas y presidente de la Sociedad de Imágenes Mamarias, dijo que los nuevos consejos se basan en los últimos datos obtenidos mediante ensayos clínicos.

Los dos grupos que participaron en la confección de las recomendaciones no tuvieron en cuenta los daños relacionados con los controles anuales a edades más tempranas, así como los resultados positivos falsos, que el grupo de tareas manifestó que intentaba equilibrar con su determinación de noviembre.