Archivo de Público
Martes, 5 de Enero de 2010

Yemen lanza una gran ofensiva contra Al Qaeda

Reuters ·05/01/2010 - 15:21h

Yemen lanzó el martes una gran ofensiva contra Al Qaeda y la embajada estadounidense en Saná reabrió después de que las fuerzas de seguridad realizan una redada en las afueras de la ciudad para abordar una inminente amenaza a la seguridad.

Yemen movilizó a miles de soldados en su campaña contra Al Qaeda en tres provincias. Las autoridades detuvieron a cinco supuestos combatientes del grupo, informó el martes una fuente de seguridad.

"La campaña continúa en la capital y en las provincias de Shabwa y Maarib", indicó la fuente a Reuters, bajo condición de anonimato.

La persecución también se estaba llevando a cabo en la sureña provincia de Abyan. No hubo detalles disponibles.

La embajada estadounidense en Yemen reabrió el martes después de que una redada causara la muerte de dos militantes de Al Qaeda pareció responder a las preocupaciones de seguridad específicas que forzaron el cierre de la misión estadounidense y europeas, precisó la embajada.

La violencia recrudeció en la frontera de Yemen con Arabia Saudí, donde rebeldes chiíes que protagonizan una revuelta contra el Gobierno yemení dijeron que una serie de ataques aéreos saudíes contra un mercado destruyeron tiendas y casas, dejando dos personas muertas y tres heridas.

Yemen, el país árabe más pobre, saltó al primer plano de la guerra liderada por Estados Unidos contra radicales islamistas después de que la rama de Al Qaeda en ese país reivindicara el frustrado atentado con explosivos contra un avión de pasajeros que se dirigía a Detroit en Navidad.

AMENAZA A LA ESTABILIDAD

La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, dijo que los enfrentamientos en Yemen son una amenaza para la estabilidad regional y global.

"El éxito de las operaciones de antiterrorismo llevadas a cabo por las fuerzas de seguridad del Gobierno de Yemen el 4 de enero al norte de la capital estuvieron dirigidas a un área específica de preocupación, y han contribuido a la decisión de la embajada de reanudar sus operaciones", dijo el martes la embajada en su página web.

Además precisó que la embajada, una estructura fortificada con grandes bloques de acero como protección ante posibles ataques, reabrió después de dos días cerrada por información creíble que apuntaba a la "probabilidad de inminentes ataques terroristas en la capital yemení, Saná".

Ubicado estratégicamente en el borde sur de la Península Arábiga, Yemen lucha contra una amenaza de combatientes de Al Qaeda, mientras se producen revueltas de chiíes en el norte y aumenta el sentimiento separatista en el sur.

Occidente y Arabia Saudí temen que Al Qaeda aproveche la inestabilidad de Yemen para propagar sus operaciones al vecino reino, el mayor exportador de crudo del mundo, y al resto del planeta. Yemen produce una pequeña cantidad de petróleo.

Las embajadas británica y francesa también reanudaron sus operaciones el martes, pero permanecieron cerradas al público, informaron diplomáticos.

Yemen aumentó las medidas de seguridad en áreas cercanas a embajadas y zonas residenciales donde viven extranjeros, dijo la prensa estatal.

Sin embargo, residentes comentaron que no se observaron de forma inmediata medidas de seguridad adicionales en la embajada estadounidense, fuertemente fortificada, donde la explosión de dos suicidas en vehículos causó la muerte de 16 personas en 2008.

"El Ministerio de Interior enfatiza que todas las embajadas, misiones diplomáticas y compañías extranjeras están completamente aseguradas y que no hay nada de que preocuparse", dijo una fuente ministerial a la agencia estatal de noticias.