Archivo de Público
Martes, 5 de Enero de 2010

China reconoce que el vertido de diésel en el río Amarillo es "grave"

Son 150.000 los litros que comienzan a contaminar y a dificultar el suministro de las aguas del río chino

PUBLICO.ES / EFE ·05/01/2010 - 15:32h

Fotografía disponible hoy, lunes 4 de enero de 2010, que muestra ingenieros intentando controlar la fuga de diesel del ducto en el condado de Huaxian, en la provincia de Shaanxi al noroeste de China. Más de 700 trabajadores trabajan para contener la contaminación en un brazo del río Amarillo. EFE/GEORGE WONG

Las autoridades chinas han reconocido que el vertido de diésel en el río Amarillo es "grave" y que puede afectar al suministro de agua potable de millones de residentes en el noroeste del país y que se abastecen de la segunda mayor arteria fluvial del país asiático.

El viceministro de protección ambiental, Zhang Lijun, ha pedido los máximos esfuerzos para proteger el agua potable de forma urgente, informa el diario China Daily.

Hasta 150.000 litros de diésel se vertieron el pasado 30 de diciembre en los ríos Chishui y Wei, afluentes del Amarillo, a raíz de una rotura en un oleoducto de la principal petrolera china, CNPC (China National Petroleum Corp.).

Según un comunicado publicado hoy por el Gobierno de la provincia de Shaanxi (noroeste), "debido a este incidente, los ríos Chishui y Wei están gravemente contaminados".

CNPC no dijo la verdad al afirmar que estaba todo controlado

La noticia de la gravedad de la mancha y de su extensión se produce después de que CNPC asegurara el fin de semana pasado que la contaminación había sido controlada y eliminada.

En una reunión celebrada hoy entre funcionarios de las tres provincias y de CNPC, el viceministro Zhang ha pedido que se haga lo posible para evitar que el vertido llegue al embalse de Xiaolangdi, 130 kilómetros río abajo, que suministra a las ciudades de Kaifeng, con 4,8 millones de habitantes, y Zhengzhou, con 7,3 millones.

El embalse de Sanmenxia, en el río Amarillo y situado en las tierras de Henan, ha dejado de generar electricidad y está reteniendo las aguas desde el día 3 para evitar que la mancha siga su curso.

Las autoridades de las ocho ciudades situadas en las riberas del río Amarillo están tomando muestras del agua cada hora y, de momento, los niveles de contaminación son inocuos para el consumo humano y no han alterado la vida de los residentes, asegura el rotativo oficial.

Barriendo las culpas hacia fuera...

La petrolera CNPC ha culpado de la rotura del oleoducto (que transcurre desde la capital de Gansu, Lanzhou, hasta la de Hunan, Changsha) a una tercera empresa que estaba llevando a cabo unas obras a la altura del río Chishui.

Sin embargo, el subdirector de la Comisión de Recursos del Río Amarillo, Su Maolin, rebatió esta justificación y pidió más pruebas sobre el accidente una vez la mancha haya sido controlada.