Archivo de Público
Martes, 5 de Enero de 2010

El PP considera que Bono sirve al mismo tiempo "a Dios y al diablo"

Ignacio Cosidó cree que Bono debe "callar", ya que ha "claudicado" de sus "principios morales" al votar a favor de la reforma de la Ley del Aborto

PUBLICO.ES ·05/01/2010 - 13:38h

El PP ha resucitado su versión más católica para cargar contra el presidente del Congreso, José Bono. El portavoz de Interior del PP, Ignacio Cosidó, considera "lamentable" que Bono esté promoviendo, en su opinión, un enfrentamiento entre la jerarquía católica y sus fieles por un interés "estrictamente político": "No se puede servir al mismo tiempo a Dios y al diablo", le ha espetado.

Con estas palabras en su blog, Cosidó se estaba refiriendo a la reforma de la Ley del Aborto y ha dado entender a Bono que no puede ser católico y defendarla al mismo tiempo. El parlamentario popular dice que entiende que el presidente del Congreso "haya antepuesto su conveniencia política, partidista o personal a sus convicciones morales", pero le reprocha que, "con ostentosa autojustificación", "descalifique" a quienes han votado "en conciencia" contra esta ley por convicciones "no sólo políticas, sino esencialmente morales".

Así, le ha recomendado que no airee sus supuestas contradiciones: "Lo honesto es optar por un prudente silencio en vez de alardear de esa claudicación haciendo comulgar a los demás con ruedas de molino".

Sermón bíblico

Cosidó cree que la posición de Bono puede generar "un gran desconcierto" en muchos católicos y defiende, a renglón seguido, que si lo que pretendía el presidente de la Cámara Baja era ser "un gran reformador de la Iglesia", ha "equivocado" su vocación.

Sin embargo, a continuación el popular ha utilizado un discurso lleno de referencias bíblicas más propias de un clérigo que de un político: "Nada ni nadie obliga a pertenecer a la Iglesia Católica ni a recibir uno sólo de sus sacramentos, pero hacerlo implica la aceptación de unos principios, entre los que el derecho a la vida ocupa un lugar preeminente, y la aceptación también de una autoridad que culmina en el sucesor de Pedro en Roma -manifiesta-. Lo que no se puede es servir al mismo tiempo a Dios y al diablo".