Archivo de Público
Martes, 5 de Enero de 2010

El Consejo de Caja España aprueba por unanimidad el "hito" de la fusión

EFE ·05/01/2010 - 13:40h

EFE - Los presidentes de Caja Duero, Julio Fermoso (i) y de Caja España, Santos Llamas, se dan la mano tras atender a los medios de comunicación al término de la reunión en la que acordaron ayer la fusión entre ambas entidades financieras.

El Consejo de Administración de Caja España ha aprobado hoy por unanimidad la fusión de la entidad leonesa con Caja Duero, tras el acuerdo alcanzado ayer en Tordesillas (Valladolid) que representa un "hito que continuará hasta el mes de junio".

Así lo ha explicado en rueda de prensa el presidente de Caja España, Santos Llamas, que ha señalado que el "proyecto de fusión comienza hoy", tras esta ratificación por parte del Consejo de Administración, en el que han estado ausentes tres consejeros, que han emitido su aprobación vía telefónica.

De esta forma, según Llamas, se configurará una entidad de "referencia nacional" con una "fuerte implantación, fuerte presión, solvencia y liquidez", que será "importante" ya no sólo para el sistema financiero de Castilla y León, "sino también para el de España".

La entidad se denominará Caja España de Inversiones, Salamanca y Soria, Caja de Ahorros y Monte de Piedad y, de esta forma, se respeta la nomenclatura de las denominaciones originales de las dos cajas que ahora están fusionadas.

La Junta de Castilla y León y el Banco de España ya están informados del acuerdo y ahora corresponde solicitar la subvención de 565 millones con cargo al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), un trámite que se realizará en el plazo de unos "quince o veinte días".

Posteriormente, en el mes de febrero o marzo, el Consejo de Administración aprobará la "fusión definitiva" para que, 30 días después, la asamblea general lo ratifique y la fusión pueda "llegar a buen término", momento en el que Llamas ha advertido que llegará la "verdadera fusión".

En cuanto al reparto de órganos, el Consejo de Administración de Caja España ha aprobado lo que ayer se trató en Tordesillas, es decir, la Presidencia se ubicará en León, mientras que la Dirección General irá a Salamanca.

También en Salamanca se instalarán las áreas de Negocio, Planificación y Control, Participadas, Obra Social, Comunicación y Relaciones Institucionales e Informática.

En el caso de León, acogerá también las áreas de Riesgos, Financiero, Gabinete de Integración y Relaciones con el Banco de España, Logística y Desarrollo Organizativo.

No obstante, en cuanto a la Obra Social existen matices ya que, según ha explicado Santos Llamas, se realizará una "gestión descentralizada" de su presupuesto al 50 por ciento y con "especial atención a las provincias de origen de las cajas.

En Informática, ambas partes someterán a los estudios correspondientes por parte de los respectivos departamentos la determinación de los elementos y componentes de la plataforma tecnológica que pueda resultar más eficiente, así como la segregación de las fusiones vinculadas a Informática.

Esto dará lugar a su distribución en dos divisiones: Informática, perteneciente a Caja Duero, y Logística, a Caja España.

Además, las provincias que en su día fueron sede de entidades fundacionales de ambas cajas, podrán ser cabeceras de Áreas Territoriales de la nueva entidad tras la fusión.

Según Santos Llamas, en este proceso no ha habido "ni vencedores ni vencidos", ya que "nadie puede decir que ha perdido o ganado" porque se trata de un acuerdo para una "caja de futuro", es decir, un paso previo para una entidad más grande por lo que "nadie puede sentirse derrotado; eso es lo bonito de este acuerdo".

En cuanto a quién será la persona que ocupe la Presidencia de Caja España, de momento no se ha desvelado nada. Será el nuevo Consejo de Administración de la entidad fusionada el órgano que tenga que tomar esa elección "en su día".

Un consejo que, al igual que la asamblea, pasará de tener los 17 miembros que mantiene actualmente para estar formada por 34 personas.

En el encuentro entre Caja España y Caja Duero del pasado lunes en Tordesillas no se ha tratado, según Santos Llamas, la cuestión laboral, aunque el presidente de la entidad leonesa ha explicado que se trata de una cuestión que se abordará con "especial cuidado" y que desde el consejo de administración se apoya el pacto laboral.

Llamas ha querido lanzar también un "mensaje de ánimo y de más trabajo" a los empleados a quienes ha pedido que "estén tranquilos".

Por su parte, el vicepresidente segundo de Caja España y alcalde de León, Francisco Fernández, ha puntualizado que para la cuestión de los órganos de gobierno, Presidencia y Dirección General, será necesaria la aprobación de cuatro quintas partes de la asamblea general para modificar su ubicación.

Fernández también ha explicado, en este caso como alcalde de León, que "por una vez" cree que "hemos ganado al futuro" e "iniciado un momento oportuno para poder adelantarnos".

Por eso, se ha mostrado "orgulloso del acuerdo" entre Caja España y Caja Duero para la fusión porque así está "asegurado el presente" y se pueden generar "grandes expectativas de futuro". "Todos satisfechos y de enhorabuena", ha dicho.