Archivo de Público
Martes, 5 de Enero de 2010

Activista pro Palestina llega a Barcelona para continuar su huelga de hambre

EFE ·05/01/2010 - 08:58h

EFE - La activista catalana Teresa Sala, que permanece en huelga de hambre desde el pasado 28 de diciembre en solidaridad con los palestinos de Gaza, a su llegada esta madrugada al aeropuerto del Prat (Barcelona), procedente de Egipto.

La activista en favor de los derechos humanos y de la causa palestina Teresa Sala he llegado esta madrugada a Barcelona procedente de Egipto, donde inició el pasado 28 de diciembre una huelga de hambre que pretende continuar ahora en la capital catalana.

Sala, de 63 años, fue recibida en el aeropuerto de El Prat de Llobregat (Barcelona) por un pequeño grupo de simpatizantes con la causa de Palestina, que desplegaron en el suelo de la terminal aérea una bandera catalana junto a una palestina para simbolizar la unión de los dos territorios.

Estos simpatizantes portaban además pancartas con lemas en favor de la libertad del pueblo de Gaza, en solidaridad con Palestina y pidiendo el boicot a Israel.

Teresa Sala es una de los treinta activistas que iniciaron el 28 de diciembre una huelga de hambre en solidaridad con los palestinos de Gaza, al cumplirse un año del comienzo del ataque israelí.

Ese grupo formaba parte de unos 1.400 extranjeros que llegaron a Egipto con la intención de viajar por tierra hacia Gaza y romper el bloqueo que afecta a la franja palestina desde mediados de 2007, pero el gobierno egipcio no les permitió cruzar la frontera.

El último médico que examinó a Teresa Sala en Egipto le pidió que suspendiera la huelga de hambre por motivos de salud, pero la activista "quiere continuar", según ha señalado a Efe el portavoz de la Casa Palestina en Barcelona, Àlex Hinno.

Varios simpatizantes con la causa palestina residentes en Barcelona "se han prestado voluntariamente a relevar a Teresa Sala si es necesario", según Hinno, por lo que se ha acondicionado la Casa Palestina de Barcelona para acogerlos si es necesario.

La activista, que llegó al aeropuerto barcelonés hacia la una de la madrugada, conversó de manera animada con las personas que acudieron a recibirla y no parecía tener problemas de salud.