Archivo de Público
Martes, 5 de Enero de 2010

Garay se mira en el espejo de Higuaín

El central, como su compatriota, se hace hueco

HUGO JIMÉNEZ ·05/01/2010 - 19:33h

Higuaín, ayer, en el entrenamiento, habla con Arbeloa y Garay. EFE

"Ya verás como al final te acabas haciendo un hueco en este equipo". Las palabras de Higuaín a Garay durante el stage de pretemporada del Madrid en Irlanda se han cumplido incluso antes de lo que el propio delantero esperaba. Han transcurrido cuatro meses y Garay se ha convertido en el hombre de moda en la zaga madridista.

La desgraciada y prolongada lesión de Pepe propició que Pellegrini diera al argentino la alternativa en el once y, desde entonces, su rendimiento está siendo impecable. Tres partidos completos le han servido al central para ganarse la confianza de su entrenador, de sus compañeros y de la zona noble del Bernabéu.

"El mejor del partido ha sido Garay. Ha resuelto extraordinariamente las acciones por alto y supo sacar siempre el balón jugado. No nos planteamos hacer fichajes en este mercado de invierno", comentó orgulloso el director general madridista, Jorge Valdano, tras el empate cosechado por el Madrid en el Reyno de Navarra ante Osasuna (0-0).

Tanto confía la dirección deportiva en el crecimiento del joven jugador de Rosario, 23 años, que se ha desestimado la contratación de otro defensa, al menos hasta el próximo verano. Siempre que Pepe no tenga algún otro contratiempo, el Madrid se reforzará en verano en los laterales, pero nunca en el centro de la zaga.

Pero para Garay no todo fue fácil durante sus inicios en el Madrid. LLegó en pretemporada, tras un año de cesión en el Racing y siendo un fichaje de la anterior directiva. El club contempló seriamente su cesión y estuvo con un pie y medio fuera del equipo; Pellegrini contaba con Pepe, Abiol y Metzelder por delante de él.

Sin embargo, el Madrid fue traspasando jugadores, la mayoría de ellos canteranos, y Garay se ganó con su trabajo una ficha en la primera plantilla.

Aparte de su sacrificio diario, Garay contó con un aliado inesperado para su batalla por quedarse en el Madrid: Higuaín. El delantero argentino, que lleva tres temporadas para hacerse un sitio en el equipo, fue el mejor apoyo para Garay. Un empleado del club fue el encargado de estrechar la relación entre ambos jugadores este verano y desde entonces, además de compatriotas, son inseparables.

Vaya par de gemelos

Ya sea compartiendo asiento en los desplazamientos del equipo, asistiendo a las charlas de Pellegrini, cambiándose en el vestuario o, incluso, en su tiempo libre. Higuaín y Garay siempre están pegados. Y todo viene motivado porque hace meses El Pipita fue el psicólogo perfecto para Garay. Levantó al central en aquellos difíciles días de pretemporada en los que estuvo cerca de marcharse del Madrid y a raíz de ahí forjaron un idilio que promete durar.

Comparten asados, intercambian música argentina en sus iPods e, incluso, en sus vacaciones van juntos a conciertos y otros actos públicos. Recientemente, y en compañía de otros compañeros de la albiceleste, ambos futbolistas acudieron en Argentina al concierto de Freddy y los Solares, un popular grupo de música de su país. Es tal el buen rollo que hay entre ambos que en el vestuario del Madrid ya hay quien les conoce cariñosamente como los gemelos.

Curiosamente, el otro gran amigo de ambos es Pepe, de quien Garay ha heredado la titularidad. "Deseamos para el nuevo año que Pepe se recupere pronto", piden al unísono para 2010. "Garay es un chico que está demostrando estar a la altura del Madrid. Esperemos que siga demostrando su gran valía, se lo merece", dijo ayer Higuaín. Palabra de amigo.