Archivo de Público
Lunes, 4 de Enero de 2010

La vieja frescura de Tití

Henry supera sus problemas de rodilla y se siente fuerte

RUT VILAR ·04/01/2010 - 08:00h

FERNANDO ZUERAS - Henry realiza un centro en el partido del pasado sábado ante el Villarreal.

A veces, una jugada insignificante ofrece lecturas reveladoras. El sábado, Henry, pesado y poco fresco en lo que va de temporada, se reincorporó a toda velocidad tras un choque con un defensor del Villarreal y ganó un balón que estuvo a punto de terminar en gol. En realidad, Tití ya había dado señales de su frescura física en un par de internadas en las que impuso su elegante zancada ante Javi Venta.

"A principio de temporada arrastraba molestias en la misma rodilla que me lesioné antes de jugar la final de la Liga de Campeones en Roma. Casi no podía flexionarla. Ahora estoy mucho mejor y eso se nota", analizaba el jugador francés al término del encuentro con el Villarreal.

Dentro del atasco de ideas que padeció el Barça el sábado, la mejor noticia fue recuperar la versión punzante de Henry: "Siempre intento jugar de la misma manera, pero eso sólo se puede hacer si estás bien físicamente". Con Iniesta ocupando su posición y con el emergente Pedro, que igual juega igual de bien a la derecha que a la izquierda, Henry ha perdido en este curso la condición de indiscutible.

Tampoco ha visto puerta con la facilidad del ejercicio anterior y se lamenta de ocasiones que se le van por poco o se estrellan en el palo, como el espectacular derechazo del que nació el tanto de Pedro ante el Villarreal: "Casi marco el casi gol del año. Esta temporada me está sucediendo bastante este tipo de cosas, a ver si con el año nuevo cambia la cosa".

La Copa y la cabalgata

El mes de enero le viene cargado al Barça entre Liga y Copa. Mañana empieza a defender en el Camp Nou y ante el Sevilla el título conquistado la temporada anterior. La exigencia sigue siendo máxima, aunque Puyol advierte que no son perfectos: "No por haber ganado seis títulos la gente se va creer que lo tenemos que ganar todo". "Es un fastidio jugar la noche de Reyes, pero somos unos mandados. Me sabe mal por la gente que tiene críos y porque coincide con la cabalgata", argumenta Xavi.

A Pinto, sin embargo, la Copa le da la vida: "Tenemos tantos partidos que siempre tengo ganas de que llegue el próximo. Me entreno al máximo para estar preparado. Si pensara que voy a jugar cuatro encuentros al año me iría a casa".