Archivo de Público
Domingo, 3 de Enero de 2010

La izquierda abertzale destaca el apoyo a su documento en el debate interno

EFE ·03/01/2010 - 18:14h

EFE - Mikel Irastorza y Maite Albistegi, representantes del Foro de Debate Nacional, organización que agrupa a la izquierda abertzale, EA y Aralar, además de a numerosos colectivos abertzales, antes de una rueda de prensa para dar a conocer un nuevo intento de "aunar" a las distintas fuerzas nacionalistas "dispersas" para "articular un espacio a favor de la independencia". EFE/Archivo

La izquierda abertzale ha entrado en la última fase de su debate interno, después de recabar "miles de aportaciones" a su documento de reflexión, que propone un "proceso democrático" sin violencia, la mayoría de ellas "en sintonía con los contenidos" del texto.

Según ha informado hoy este sector político en un comunicado, en las asambleas de debate que se celebrarán hasta febrero "se trasladarán y tratarán las conclusiones del debate entre las personas participantes".

El texto que ha servido de base del debate, denominado "Clarificando la fase política y la estrategia", fue redactado el pasado mes de octubre y desde entonces ha sido trabajado en asambleas celebradas en 254 pueblos y barrios del País Vasco y Navarra, con la participación de un total de 6.467 personas, según ha detallado la izquierda abertzale.

Los datos aportados indican que el texto ha sido debatido por 2.333 personas en 63 pueblos de Guipúzcoa, 1.683 militantes en 72 localidades de Navarra, 1.797 personas en 80 pueblos de Vizcaya y 654 en 39 municipios de Álava.

"Se han recabado miles de opiniones y aportaciones, estando la mayoría en sintonía con los contenidos del documento", ha sostenido la izquierda abertzale.

El texto, de 62 folios, apuesta por la acumulación de fuerzas nacionalistas y por poner en marcha un "proceso democrático" que tenga "como base la palabra y la decisión de la ciudadanía vasca y por tanto se realice sin ningún tipo de violencia o injerencia externa".

La izquierda abertzale ha denunciado además los "intentos de algunos medios de comunicación y agentes políticos de condicionar el debate mediante la intoxicación y la manipulación", al tiempo que ha subrayado que esta estrategia "no ha tenido el efecto que esperaban" sino que ha mostrado "el nerviosismo que el propio debate y el escenario político que se puede abrir en Euskal Herria provocan en algunos partidos políticos".