Domingo, 16 de Diciembre de 2007

Rajoy destaca prioridad de Iberoamérica, pero advierte sobre populismo

EFE ·16/12/2007 - 01:06h

EFE - El presidente del PP, Mariano Rajoy, durante su intervención en el acto político que el Partido ha celebrado hoy en el Centro Español de Montevideo (Uruguay).

El líder del Partido Popular (PP) español, Mariano Rajoy, subrayó hoy la prioridad que dará a Iberoamérica si gana los comicios del próximo marzo en España, pero alertó sobre el populismo "antioccidental" que se expande en esta región.

Rajoy cerró con un mitin ante centenares de españoles residentes en Montevideo una visita relámpago a esta capital, tras su periplo de Buenos Aires, donde también adelantó parte de su programa electoral para las elecciones generales de marzo en España.

En Montevideo, Rajoy pudo asimismo reunirse hoy con los principales líderes del opositor Partido Blanco y con los directivos de la Cámara de Comercio española, además de acudir el Hogar Español para saludar a algunos de los cerca de 200 ancianos que allí se alojan, muchos de ellos gallegos como el líder del PP.

Ya en el recinto de la Casa de Galicia ante centenares de sus simpatizantes, Rajoy habló de Iberoamérica como "una de las regiones más importantes del mundo".

"Quiero una España, sobre todo, pendiente de Iberoamérica, por razones culturales, por razones históricas, por personas, porque aquí hay muchos españoles y porque en España hay muchas personas que han nacido aquí", afirmó.

España e Iberoamérica "serán mucho más en el mundo si van juntas; solas va a ser muy difícil", dijo, para añadir que, en caso de gobernar, ejercerá de intermediario con la UE para que se firmen nuevos acuerdos con los países latinoamericanos.

"Para que la Unión Europea esté pendiente de Iberoamérica e Iberoamérica de la Unión Europea", y esa "será la prioridad básica de mi política exterior", añadió.

El Estado, dijo, está "para generar oportunidades, para facilitar las cosas y para confiar en la gente. Eso es lo que quiero para España y eso es lo que quiero para Uruguay y para Iberoamérica".

No obstante, Rajoy alertó contra "la gente que mira para atrás y que pretende aplicar recetas del pasado" y dijo que "aquellos que caminan hacia el pasado con retóricas antioccidentales no tienen ningún futuro" en la nueva historia de Iberoamérica.

"Los demagogos, los populistas acaban hundiendo a sus pueblos y tampoco tienen ningún futuro", agregó.

A los emigrantes españoles les prometió, en caso de llegar al poder en su país, mejor asistencia sanitaria en España, mayores pensiones, también para las viudas, y una ley de nacionalidad "más justa" para los descendientes de esos españoles.

Criticó la "discriminación" que supone la recientemente aprobada legislación española que promete esa nacionalidad a los nietos de exiliados tras la Guerra Civil.

"¿Y los que no son nietos de exiliados, qué culpa tienen de que su abuelo haya salido de España por razones económicas o simplemente porque le dio la gana?", se preguntó.

Reclamó un consenso nacional para tales cambios legislativos, "pues un Gobierno no puede tomar una decisión sobre un tema tan importante como es el decir quiénes son españoles o quiénes no son españoles".

Por ello, prometió que planteará para la próxima legislatura una reforma del código civil español en materia de nacionalidad, para que forme parte "de los consensos básicos que tiene que haber entre los grandes partidos nacionales".