Sábado, 15 de Diciembre de 2007

Huracán azulgrana por Mestalla

El Barça se paseó, con dos goles de Etoo incluídos, ante un Valencia que sigue sin reacción. Lo peor para Rijkaard es que pierde a Messi para el clásico.

AGENCIAS ·15/12/2007 - 23:42h

EFE - Samuel Etoo celebra uno de sus goles ante el Valencia.

El Barcelona ha goleado al Valencia en Mestalla por 0-3 en un partido en el que ha pasado por encima del equipo valenciano en lo futbolístico y en lo anímico y en el que ha impuesto su ley frente a un rival plano, que navega a la deriva desde hace algún tiempo.

Para ello, al Barcelona no le hizo falta Ronaldinho, que estuvo todo el partido en el banquillo. Tampoco echó en falta a Messi, que lesionado en el minuto 41, fue sustituido, al tiempo que Etoo como titular y Deco como suplente tampoco estuvieron los noventa minutos sobre el terreno de juego.

Enfrente tuvo a un rival que camina hacia el abismo y sin recursos, que dista mucho de ser un equipo de fútbol, que ha batido muchos de sus registros negativos en las últimas semanas y que en Ronald Koeman, su nuevo técnico, ha encontrado cualquier cosa menos un revulsivo.

El Barcelona ya fue el amo y señor del encuentro a lo largo de todo el primer tiempo, con las largas posesiones de balón, cambios de juego en diagonal hacia los extremos y una clara superioridad sobre su rival en todas las facetas de juego.

Etoo ya golea y Ronaldinho no juega 

El Valencia estaba a merced del equipo catalán y ya en los primeros minutos Etoo, solo ante Cañizares, falló el gol y a continuación un cabezazo de Touré también pudo abrir el marcador. Fue, sin embargo, en la tercera ocasión clara para el Barcelona, a los doce minutos, cuando una gran acción de Etoo puso en el tanteador la diferencia que ya se apreciaba en el juego.

Nada cambió a partir de entonces, con el Barcelona muy cómodo sobre el césped de Mestalla y el Valencia dedicado a sacarse el balón de encima, lanzarlo lo más lejos posible de su portería y sin capacidad alguna para hilvanar acciones de peligro.

Así las cosas, el 0-2, tras una larguísima posesión de balón de todo el Barcelona, sólo sorprendió a Cañizares, que no vio la pelota en un disparo seco, cercano y potente de Eto,o: un gol que no cambió el trámite del encuentro.

Gudjohnsen sentenció

Aunque el Valencia salió un poco más entonado tras el descanso, la primera ocasión clara de gol fue también para el Barcelona en un zurdazo impresionante de Giovani, que Cañizares envió a córner.

Esta acción volvió a poner el encuentro en la misma dinámica de la primera mitad y poco después, con media hora por delante, el Barcelona hizo el 0-3 en un balón que consiguió controlar Giovani, quien cedió a Gudjohnsen, que marcó a puerta vacía.

Como en los últimos partidos en Mestalla, el público empezó a marcharse en el momento en el que el encuentro se puso 0-3 porque las diferencias entre ambos equipos habían vuelto a ser abismales. Fue una de las victoria más cómodas obtenidas por el equipo visitante en Mestalla en uno de los Valencia-Barcelona con más diferencias a favor del equipo forastero de los disputados en los últimos años.

El Barcelona ganó sin que sus jugadores tuvieran que hacer más esfuerzo que el de mantener el orden, ser fieles a su estilo y esperar que su rival se descompusiera, circunstancias que empezaron a darse desde el mismo momento en el que empezó el partido. El Valencia, por su parte, parecía haber tocado fondo en los últimos partidos, pero hoy demostró que cualquier situación adversa es susceptible de empeorar.

Noticias Relacionadas