Archivo de Público
Domingo, 3 de Enero de 2010

El volcán Galeras de Colombia hace erupción

Reuters ·03/01/2010 - 09:23h

El volcán Galeras, situado en el sur de Colombia, entró en erupción el sábado, obligando a las autoridades a declarar la alerta máxima y a ordenar la inmediata evacuación de los habitantes de la zona de riesgo, informó el Instituto Nacional de Geología.

Se trata de la última erupción en medio de una alta actividad sísmica en los últimos meses. En 2009, el volcán registró diez erupciones.

"El Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Pasto informa que el día 2 de enero de 2010 a las 7:43 p.m. (0043 GMT), se registró una erupción del volcán Galeras de carácter explosivo", dijo un comunicado oficial.

Las autoridades elevaron el nivel de alerta a rojo o uno, que significa que existe una erupción inminente o en curso.

El evento vulcanológico se produjo en un momento en el que miles de personas participan en el tradicional Carnaval de Negros y Blancos que se realiza anualmente en la ciudad de Pasto.

En anteriores ocasiones, los habitantes de la zona hablaron de la aparición de una densa columna de humo sobre el cráter y la caída de cenizas después de los eventos eruptivos.

Alrededor de 8.000 personas viven en la zona de riesgo del volcán, pero siempre se han negado a ir a albergues provisionales.

Pasto, con unos 400.000 habitantes, está ubicada en las inmediaciones del volcán, pero fuera de la zona de riesgo.

El Galeras, que ha registrado en los últimos años varias erupciones de cenizas, gases y rocas consideradas de mediana y pequeña proporción, es uno de los volcanes más vigilados del país debido a la amenaza que representa.

El volcán, de 4.275 metros, está en los Andes colombianos, a unos 500 kilómetros al suroeste de Bogotá, en la frontera con Ecuador.

El Gobierno de Colombia inició en 2005 un proceso de evacuación de los habitantes de la zona de riesgo por temor a una erupción de grandes proporciones y construyó albergues que permanecen desocupados debido a que la mayoría se niega a abandonar sus viviendas.

A comienzos de 1993, el volcán hizo erupción y provocó la muerte de 10 personas cuando un grupo de científicos inspeccionaba su cráter.