Archivo de Público
Domingo, 3 de Enero de 2010

Unos 45.000 evacuados regresan a sus casas junto al volcán filipino Mayón

EFE ·03/01/2010 - 09:25h

EFE - Rocas de lava caen hoy por las laderas del volcán Mayón en la ciudad de Legazpi en Filipinas. Miles de vecinos de la zona que fueron evacuados por la erupción del volcán al este de Filipinas han regresado a sus hogares después de que las autoridades filipinas rebajaran el nivel de alerta sobre el peligro de erupción en el volcán Mayon al confirmar una reducción suficiente de la actividad.

Unas 45.000 personas, de las 50.000 evacuadas, han regresado este fin de semana a sus casas después de que los vulcanólogos determinasen que pasó el peligro inminente de una erupción en el volcán Mayón, a unos 360 kilómetros al sur de Manila, informaron hoy fuentes oficiales.

El gobernador de la provincia de Albay, Joey Salceda, indicó que los afectados vuelven a sus hogares con 15 kilos de arroz y 1.400 pesos (30,1 dólares o 21,1 euros) en metálico por familia, y los agricultores tendrán acceso a fondo de ayudas para rehabilitar sus campos, según la cadena de televisión GMA.

Salceda precisó que en los centros de acogida habilitados hace 21 días solo quedan 2.322 personas.

El Instituto Filipino de Vulcanología y Sismología redujo el sábado de 4 a 3 el nivel de alerta en torno al Mayón, lo que permite el retorno de todos aquellos que residen a más de seis kilómetros de radio del cráter.

La evacuación masiva de habitantes comenzó el 20 de diciembre, cuando los vulcanólogos elevaron la alerta a la categoría 4, de un máximo de cinco, que anuncia una erupción inminente.

Después de más de diez días de explosiones, columnas de humo, ríos de lava y lluvia de ceniza, este volcán de cono perfecto y de 2.464 metros de altura se ha apaciguado.

La última explosión del Mayón fue en el 2006 y no causó víctimas mortales, pero dejó una gran acumulación de restos que luego un tifón y lluvias torrenciales convirtieron en ríos de barro que mataron a 1.300 personas en la ciudad de Legazpi y alrededores.

Es uno de los volcanes más activos y bellos de Filipinas y lo visitan cada año cientos de turistas.

La peor de sus 45 erupciones conocidas fue en 1814, quitó la vida a unas 1.200 personas y enterró la ciudad de Cagsawa, bautizada desde entonces como "la Pompeya filipina". (foto)