Archivo de Público
Domingo, 3 de Enero de 2010

"Este partido nos hará más fuertes"

Guardiola extrae una lectura positiva al tropiezo de su equipo ante el Villarreal en el día del homenaje por los seis títulos

RUT VILAR ·03/01/2010 - 00:10h

fernando zueras - La plantilla del Barcelona posa con los seis títulos conseguidos antes de comenzar el encuentro de ayer.

En mayo fue Llorente y ayer, Fuster. El Villarreal se plantó anoche en el Camp Nou, empató y, de nuevo, le aguó la fiesta al Barça. Si hace sólo unos meses era el delantero de Hondarribia quien impedía que la hinchada azulgrana celebrara el alirón liguero en el estadio, ayer le tomó el relevo el mediapunta de la cantera del club groguet que, con su gol a Valdés, evitó que el Barcelona rematara con un triunfo el homenaje del Camp Nou al hexacampeón.

Un festejo en el que Guardiola no quiso que se olvidara a nadie. Antes de que el equipo salieran al campo, el mítico speaker del Barça, Manel Vic, recordó por la megafonía del estadio a los ausentes: a Ketia y Touré Yayá, que ya preparan la Copa de África. Y también a Gudjohnsen, Etoo, Syl-vinho, Víctor Sánchez, Jorquera y Martín Cáceres, protagonistas del triplete que ya no están en el club. A pesar de que todos estaban invitados a la ofrenda, ninguno se sumó finalmente al homenaje.

Luego, desde la tarima preparada para la ocasión sobre el círculo central, los hexacampeones respondieron a la ovación de la hinchada con aplausos hacia un lado y otro de la grada como si quisieran personalizar su gratitud mientras tronaban cohetes de artificio y los acordes, a todo volumen, del Viva la vida de Coldplay y el Human Dance de The Killers; los dos himnos de este Barça.

El Villarreal cerró la fiesta haciendo el pasillo al campeón del Mundial de Clubes, un detalle que el público agradeció con más aplausos. Ahí terminaron los parabienes del conjunto de La Plana hacia el equipo culé.

Xavi, crítico con el árbitro

"El empate es un justo resultado", coincidieron los protagonistas tras el encuentro. "Fue una parte para cada uno", convino Xavi antes de ofrecer su versión sobre el arbitraje de ayer: "El problema de algunos árbitros es que no han jugado nunca a fútbol; es verdad que los grandes no tenemos que quejarnos, pero hay cosas que, si has jugado, se ven enseguida", denunció.

"Nos pitan más faltas y nos enseñan más tarjetas que al rival, pero eso nos servirá para saber qué nos va a tocar vivir en los próximos cinco meses", añadió Guardiola. Y prosiguió: "Tengo un equipo con mucho amor propio, con pocas cosas a reprochar, lo que hemos ganado no lo conseguimos jugando a medio gas. No queremos vivir de lo hecho; queremos seguir compitiendo".

"Nos costó mucho romper la línea de presión del Villarreal", reconoció el preparador catalán. "Pero esto nos hará más fuertes de cara al futuro. Que mañana por hoy el Madrid se ponga líder no nos preocupa", sentenció.

"Asumimos muchos riesgos pero nos fue bien", celebró Valverde. "Queríamos evitar el dominio del Barça, que no nos metiera muy atrás. Pero no les he visto contra las cuerdas, aunque ha habido algún momento en el que pensamos que nos podíamos llevar el partido", concluyó el entrenador del Villarreal.

Ibrahimovic, desquiciado, vio la amarilla por una entrada a Godín. La quinta del primer ciclo para el sueco que no podrá jugar la próxima jornada ante el Tenerife. "Tiene mucho carácter y habrá que vigilar para que no nos quedemos con diez en más de una ocasión en el futuro", apuntó el de Santpedor sobre el nórdico. "Debe ser fuerte, olvidar y pensar en la próxima. Todos tenemos que centrarnos más en lo nuestro", resumió.

Messi, recién llegado de Argentina lo pasó fatal en el palco. Unas filas más adelante, tomaba fotos el actor Danny Glover, pareja policial de Mel Gibson en la serie de películas Arma Letal.