Archivo de Público
Sábado, 2 de Enero de 2010

Un estudio descubre claves del cáncer del diablo de Tasmania

Reuters ·02/01/2010 - 15:54h

Un equipo internacional de científicos ha descubierto el marcador genético de un cáncer mortal que afecta a la población del diablo de Tasmania australiano, un descubrimiento que podría allanar el camino para desarrollar tratamientos.

Los investigadores analizaron células del tumor tomadas del cáncer facial en los animales, que son los carnívoros marsupiales más grandes del mundo, y encontraron que la enfermedad probablemente empieza en las células de Schwann', un tipo de tejido que amortigua y protege las fibras nerviosas.

''Nuestros descubrimientos representan un gran paso adelante en la carrera para salvar los diablos de la extinción'', escribió en el estudio Elizabeth Murchison, que trabaja con el Cold Spring Harbor Laboratory de Estados Unidos y la Universidad Nacional Australiana.

popularizados por los dibujos animados de los Looney Tunes a través del personaje de 'Taz' - tienen el tamaño de un perro pequeño. La enfermedad del tumor facial mortal ha sacudido la población salvaje de estas criaturas, confinadas en el Estado isla de Tasmania, desde 1990.

Australia elevó los niveles de protección de los diablos en mayo y los calificó de en peligro de extinción por este tumor.

Este tumor facial es un tipo único de cáncer, transmitido de animal en animal por mordedura u otro tipo de contacto físico, que contagia células cancerosas vivas entre los animales.

Se conocen sólo dos cánceres que se distribuyan de esta manera; el otro se encuentra en los perros. Los tumores de los diablos se encuentran principalmente en la cara y la boca, pero a menudo se extienden a los órganos internos.

En la revista Science, los investigadores dijeron que, sin pruebas de diagnóstico, tratamientos o las vacunas actualmente disponibles, la enfermedad podría eliminar la especie de aquí a 25 o 35 años.

El análisis genético del equipo confirmó que los tumores que se extienden de animal en animal son genéticamente idénticos porque se originan a partir de una única línea de células.

Identificar el marcador genético podría ayudar a diagnosticar de manera precisa la enfermedad y ayudar a desarrollar los tratamientos, dijeron.

"Ahora que hemos visto bien el perfil genético de los tumores, podemos empezar la búsqueda de los genes y transmisiones involucrados en la formación del tumor'', dijo Greg Hannon, que trabajó en el estudio.

El estudio también servirá a los científicos para distinguir entre el cáncer facial y otro tipo de cánceres del diablo, lo que les ayudará a identificar y aislar a los animales afectados y contener la expansión de la enfermedad.